Público
Público

Europa deja atrás el agujero de la recesión

La recuperación alemana y francesa eleva el PIB de la eurozona un 0,4% // Italia y Holanda también escapan de las tasas negativas // De los grandes países, sólo España y Reino Unido siguen con caídas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras cinco trimestres negros, la eurozona salió ayer a flote de la recesión más profunda en décadas. Alemania y Francia recondujeron en el tercer trimestre del año el rumbo de los países del euro al registrar un crecimiento del 0,7% y 0,3% del PIB, respectivamente. La eurozona se une así a EEUU o Japón, que también registran crecimientos positivos.

La euforia es, sin embargo, contenida. Las economías de varios de los grandes países de la Unión Europea todavía siguen contrayéndose. A pesar de que España o Reino Unido han conseguido desacelerar la caída, la recesión continúa con una contracción respectiva del 0,3% y 0,4% del PIB. Según los expertos de la Comisión Europea, la recuperación es producto inmediato del sostén público de la economía, que ha conseguido despertar del coma a los mercados gracias a planes de inversión multimillonarios. Ese estímulo seguirá apuntalando a la economía europea hasta al menos 2011, momento en el que los Veintisiete planean retirarlo coordinadamente dentro de la llamada estrategia de salida de la crisis.

En la Comisión Europea se da por hecho que «lo peor ha pasado ya»

La recuperación de los 16 países de la moneda única es emulada por el conjunto de los Veintisiete, que crece un 0,2%. Algunos países, como Estonia, Hungría o Rumanía, continúan en números negativos en el tercer trimestre, mientras que otros que lo estaban en el anterior, como Italia, Austria, Bélgica, Holanda o Lituania han cambiado de signo.

¿Significa la salida de la recesión que la crisis se ha acabado? Para Bruselas, los datos de ayer son sólo el comienzo de la larga mejoría que a medio plazo no logrará situar a la UE en los niveles de crecimiento previos a la crisis. En el tercer trimestre del año, según las cifras de Eurostat, la economía europea se ha contraído en un 4,1% respecto al mismo período del año pasado, confirmando la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial. Además, el "desfase entre la crisis financiera y la social" hace prever todavía más aumentos del paro, en palabras de Amelia Torres, portavoz comunitaria de Economía.

La fragilidad de la recuperación económica radica, además, en la imposibilidad de que las cuentas públicas sigan prestando auxilio al sector privado durante un largo periodo de tiempo. De los 27 países de la UE, 20 tienen abierto un expediente por déficit excesivo. La Comisión Europea, institución encargada de vigilar que los estados miembros no sobrepasen la barrera del 3% del PIB de déficit, revisó sus exigencias esta semana, concediendo un año extra (hasta 2013) a España, Francia y Alemania para volver a cumplir con la norma comunitaria. Según el comisario europeo de Economía, Joaquín Almunia, los tres países están dando pasos hacia la consolidación de las finanzas públicas, pero la crisis los supera.

Pese a la mejoría, la recuperación es frágil y el paro seguirá creciendo

En el caso de España, la digestión de la crisis inmobiliaria y las particularidades del mercado laboral retardarán un año la salida de la recesión, alerta Bruselas. Según las previsiones económicas comunitarias, presentadas la semana pasada, España será de los últimos países en abandonar el crecimiento negativo, junto a Lituania, Letonia y Bulgaria. Además, debido al excesivo déficit, Bruselas exige a España comenzar a retirar los planes de estímulo un poco antes que sus socios para corregir un déficit que sólo en este año alcanzará el 11,2% del PIB.

Sin embargo, una eurozona en crecimiento es para Bruselas la plasmación de que "lo peor ha pasado ya", expresión repetida en numerosas ocasiones en las últimas semanas por Almunia. El Banco Central Europeo no planea subir en los próximos meses los tipos de interés, actualmente en el 1%, gracias a una inflación que se mantendrá en 2009 en el 1% y que aumentará tres décimas el año que viene.