Público
Público

Europa se prepara para un incremento del contagio por gripe A

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Kate Kelland

Las autoridades sanitarias de toda Europa se están preparando para que un tercio de sus poblaciones se infecte con el virus de la nueva gripe este otoño, pero no tienen previsto cerrar los colegios o tomar otras medidas drásticas para frenarla.

En su lugar, prevén dar consejos sobre higiene, inyectar vacunas en cuanto sea posible y esperar que la pandemia H1N1 no se convierta en más mortal de lo que ha sido.

La farmacéutica Baxter International ha enviado unas 200.000 dosis de la vacuna a Reino Unido y muchos otros países europeos esperan que lleguen las suyas a partir de octubre. Ese momento sería justo a tiempo para impedir un contagio masivo.

Las empresas que fabrican vacunas para el virus H1N1 incluyen MedImmune, de AstraZeneca; GlaxoSmithKline; Novartis; CSL y Sanofi Aventis.

El epidemiólogo Giovanni Rezza, responsable de enfermedades infecciosas en el Instituto Superior de Salud de Italia, como España, Francia y otros, prevén vacunar a entre el 30 y el 40 por ciento de la población, un nivel que señaló como "práctico y racional".

"Hay que considerar que el impacto indirecto sería suficiente para detener la expansión rápida entre la población", dijo.

Francia, donde el curso empieza el 2 de septiembre, presentó su plan otoñal contra la gripe A esta semana, lanzando un programa de información pública de un mes de duración en radio, televisión y anuncios en Internet en el que se insta a la población a permanecer vigilante.

España, Eslovenia y Austria han puesto en marcha campañas similares.

"Todos los profesores han sido informados (..) y en cada casa habrá una hoja con instrucciones sobre higiene personal", dijo la portavoz del Ministerio de Sanidad de Eslovenia, Irma Glaner.

En España, el Gobierno ha dado prioridad a empleados sanitarios y profesores para la vacunación, pero ha rechazado aplazar el inicio del nuevo curso. Un sindicato de profesores ha pedido que se permita a las docentes embarazadas no volver a las clases hasta que llegue la vacuna.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo el viernes que el país tiene "medios contra la pandemia", para la que el Consejo de Ministros de hoy destinó 333 millones de euros.

EUROPA ESPERA "UNA OLA DE CONTAGIOS"

Un cierre de colegios a gran escala, como ocurrió en Reino Unido en abril y mayo ante los primeros brotes, no está en la agenda de ningún gobierno europeo; una decisión con la que los expertos en salud coinciden por lo general.

Aunque el virus causa síntomas leves a muchas personas, algunas desarrollan complicaciones graves y se han registrado muertes en mujeres embarazadas, niños, gente con dolencias crónicas como obesidad y diabetes e incluso en adultos sanos.

"El caso es que esta enfermedad sigue sin ser letal, pero puede matar", dijo un jefe médico inglés, Liam Donaldon, el jueves.

La cepa H1N1 se ha extendido a 177 países, causando la muerte de al menos 1.799 personas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Angus Nicoll, coordinador de gripe en el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) en Estocolmo, puso el ejemplo de países del hemisferio sur como Australia, donde los últimos datos muestran que 147 personas han muerto y 422 están en el hospital con el virus, más de una quinta parte de ellos en cuidados intensivos.

"Han vivido una intensa oleada de contagios", dijo Nicoll. "El número de personas que se han infectado en Europa es bastante moderado, pero parece inevitable que Europa debería prepararse para un otoño e invierno de contagios", añadió.

"Hay países como España, Alemania, Reino Unido y otros donde tenemos un contagio bajo ahora. Y el contagio acelerado no tardaría mucho".

El nuevo año escolar, que comienza en pocas semanas en toda Europa, podría ser el desencadenante.

Los niños pequeños pueden propagar cualquier virus desde los colegios y centros de día, y las autoridades sanitarias y educativas tienen previsto impulsar un plan de higiene e información sobre la enfermedad.

El Gobierno de Estados Unidos, donde la gripe A se detectó por primera vez en marzo en California, no recomienda tampoco el cierre de colegios, ni el uso generalizado de antivirales como el Tamiflu de Roche o el Relenza de GlaxoSmithKline para frenar el contagio. Los médicos dicen que se deben guardar para las personas con más riesgo de complicaciones o muerte: las embarazadas o las personas con asma o diabetes.