Público
Público

Europeos y asiáticos apoyan la cumbre de Washington y un mayor papel para el FMI

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los gobernantes de los 43 países de Europa y Asia que participan en la cumbre de Pekín han expresado su apoyo a la reunión internacional sobre la crisis financiera que se celebrará en Washington a mediados de noviembre y han reclamado un mayor papel para el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En una declaración al término de la primera jornada de la cita de la ASEM, europeos y asiáticos expresan su "preocupación" por "la extensión de la crisis financiera internacional a la economía global".

Los 27 líderes de la Unión Europea y sus homólogos de 16 países asiáticos, entre ellos China, Japón e India, manifiestan explícitamente su apoyo a la celebración en Washington el 15 de noviembre de una "cumbre internacional" que afrontará la crisis actual y emprenderá la reforma del sistema financiero internacional.

El texto omite toda referencia al formato y participantes en la reunión de Washington, que Estados Unidos propone circunscribir a los miembros del llamado G-20 (los siete países más industrializados, más Rusia y las potencias emergentes).

Los miembros de la ASEM también apoyan en su declaración las medidas adoptadas por los países europeos, entre otros, a fin de asegurar un funcionamiento tranquilo del sistema financiero y la economía real.

Asimismo, hacen un llamamiento a toda la comunidad internacional "para que continúe reforzando la coordinación y la cooperación" y "tome medidas económicas y financieras efectivas al objeto de restaurar la confianza de los mercados, estabilizar los mercados financieros globales y promover el crecimiento económico".

Europeos y asiáticos afirman igualmente que el FMI "debe desempeñar un papel clave en la ayuda a los países afectados más seriamente por la crisis, a petición de estos".

Propugnan una "reforma efectiva y global" de los sistemas monetario y financiero internacionales.

El FMI y otras instituciones financieras "deben desempeñar plenamente el papel que se les ha atribuido en el sistema financiero internacional a fin de ayudar a estabilizar la situación".