Publicado: 06.02.2014 17:22 |Actualizado: 06.02.2014 17:22

Eurovisión reconoce que en 2013 se intentaron manipular las votaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Unión Europea de Radiodifusión (UER), responsable del Festival de Eurovisión, ha anunciado hoy castigos más severos contra los posibles fraudes en las votaciones de este concurso, tras reconocer intentos de fraude en la anterior edición. En concreto, esta asociación profesional de organismos de radio y televisión ha dicho que en 2013 se dieron "intentos de influir de forma deshonesta" en los resultados, que no tuvieron éxito gracias a "los estrictos procedimientos de seguridad habilitados".

Aunque, según añade su comunicado, ninguna de estas operaciones ha podido ser relacionada con alguna de las cadenas de televisión participantes ni se ha podido constatar que tuvieran conocimiento de su origen, la UER ha anunciado castigos que recaerían sobre los participantes en caso de detectarse nuevas artimañas en 2014. "Si se detectan irregularidades en el voto antes, durante o después del concurso en favor de alguno de los países representados, automáticamente se iniciarán acciones que conllevarían la exclusión de la cadena participante del concurso por un período máximo de tres años consecutivos", señala.

El año pasado en Malmö (Suecia), el festival ya ajustó las normas y condiciones de transparencia que debían regir la composición y funcionamiento de los jurados profesionales del concurso, que deciden el 50% del voto de cada país, junto al televoto de la audiencia, del que depende la otra mitad.

La participación en 2013 de Azerbaiyán, que acabó segundo con Farid Mamédov, se vio enturbiada por las acusaciones de varios medios lituanos, que denunciaron una campaña en la que se entregaban a ciudadanos anónimos tarjetas de móvil cargadas con saldo para apoyar a este país a cambio de diversas remuneraciones. Uno de los compradores habría mostrado a los periodistas un grueso fajo de billetes de cerca de 400 euros (540 dólares). Lituania otorgó la puntuación máxima a Azerbaiyán.

Además de un buen escaparate internacional, con una audiencia potencial de 100 millones de espectadores en todo el mundo, Eurovisión se ha convertido en un importante reclamo turístico durante su celebración. Así, un portal de reservas reveló por ejemplo que para la final de 2012, celebrada precisamente en Bakú (Azerbaiyán), se había registrado un incremento del 241% en las búsquedas de plazas hoteleras.