Público
Público

Evaluaciones cardíacas con radiación elevarían riesgo de cáncer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

A las personas que se lesrealizan evaluaciones y procedimientos con radiación después deun infarto tendrían alto riesgo de desarrollar cáncer en eltiempo.

Un equipo halló entre casi 83.000 canadienses que habíantenido un infarto que el riesgo de desarrollar cáncer en cincoaños crecía según la exposición a la radiación recibida durantelos estudios cardíacos.

Por cada 10 mSv adicionales en la dosis de radiaciónacumulativa recibida, el riesgo crecía un 3 por ciento. Lostest más comunes que se les realizan a estos pacientes son laspruebas nucleares de estrés, la cateterización cardíaca y, cadavez más, las tomografías del corazón, y suelen emitir una dosisde radiación de entre 5 y 15 mSv.

Aun así, los autores insisten en que el riesgo detectado enel estudio, publicado en Canadian Medical Association Journal,es pequeño.

Los expertos aseguran que los resultados no deberíanasustar a los pacientes con enfermedad cardíaca, especialmentelos tratados mediante cateterización, que puede salvar la vidadurante un infarto al eliminar las obstrucciones arterialesmediante un balón (angioplastia).

Los beneficios de esos procedimientos durante un infartoagudo de miocardio "superarán ampliamente" todo riesgo dedesarrollar cáncer en el largo plazo debido a la radiación,indicó el doctor Mark J. Eisenberg, de la McGill University yel Hospital General Judío de Montreal.

Eisenberg señaló que la carga de exposición a radiación enlos participantes (del 84 por ciento) se acumuló en el año apartir del infarto. La cateterización y la angioplastiaaportaron la mayor parte, mientras que un tercio provino de losestudios nucleares.

"En el corto plazo, la gran mayoría de esos test seríaapropiada", dijo Eisenberg. Los resultados sugieren también quelos médicos y los hospitales deberían reducir su entusiasmopara realizar varios test con radiación en pacientes quetuvieron un infarto.

Por ejemplo, comentó el experto, algunos centros, enespecial de Estados Unidos, están ofreciendo agresivamente laangiografía por tomografía computada como una forma no invasivade conocer el estado de salud de las arterias cardíacas. Cadauno de esos estudios emite una dosis de radiación de 16 mSv,aunque los avances la disminuyeron significativamente.

Eisenberg sugirió conversar con el médico sobre lanecesidad del procedimiento y si hay alternativas sinradiación.

"Hay que acordar lo que sea mejor para el paciente",coincidió Mathew Mercuri, investigador de Hamilton HealthSciences y de la McMaster University en Ontario y coautor de uneditorial sobre el estudio.

Pero Mercuri insistió: "Los pacientes no deberíanpreocuparse demasiado por estos resultados", ya que la dosis deradiación sería mucho más baja que la que una persona puederecibir en su vida por exponerse al sol.

Para Mercuri, los resultados son mucho más importantesdesde el punto de vista de la salud pública porque hasta unpequeño riesgo de desarrollar cáncer en una persona se vuelveenorme poblacionalmente.

FUENTE: CMAJ, online 7 de febrero del 2011