Público
Público

El ex alcalde de Boadilla se niega a declarar hasta saber quién le juzgará

Arturo González Panero deberá comparecer semanalmente en el juzgado más próximo a su domicilio tras negarse a declarar ante Garzón y ofrecerse a hacerlo ante el tribunal que sea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex alcalde de Boadilla del Monte (Madrid), Arturo González Panero, se negó hoy a declarar ante el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, ante quien estaba citado como imputado en el 'caso Gürtel', la trama de corrupción liderada por el empresario Francisco Correa y vinculada al PP

González Panero explicó a la salida de los juzgados que se acogió a su derecho constitucional a no declarar ante Garzón porque prefiere esperar a que se conozcan los aforados implicados en la causa y que tribunal será el competente para instruir la causa. 'Estaré encantado de declarar cuando se sepa quién es competente', señaló.

El magistrado, a pesar de dejarlo en libertad, decidió imponer a González Panero la obligación de comparecer semanalmente en el juzgado más próximo a su domicilio. Su abogada, María Ramírez, calificó de 'represalia' la decisión de Garzón.

Grazón espera la respuesta de la Fiscalía, sobre si debe inhibirse en favor del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y Valencia, donde se enjuicia a los aforados: entre los implicados en la trama que se barajan figuran el tesorero del PP y senador, Luis Bárcenas, y el eurodiputado Gerardo Galeote.

Fuentes jurídicas consultadas por Público, indicaron que en el auto se imputa a González Panero un delito de prevaricación. La imputación inicial contra el ex alcalde de Boadilla era de blanqueo de capitales, tráfico de influencias, cohecho y defraudación fiscal.

Anteriormente, el juez había dejado en libertad sin medidas cautelares al ex alcalde popular de Majadahonda (Madrid), Guillermo Ortega; al empresario de la comunicación José Luis Ulibarri, así como a los imputados Pablo Ignacio Gallo Alcántara, Carlos Ignacio Hernández y a un empleado del despacho R. Blanco-Guillamot de nombre Juan Antonio.

A pesar de haber quedado en libertad, todos ellos siguen imputados en la causa por los delitos de cohecho, fraude fiscal, tráfico de influencias y blanqueo de capitales.

Ortega llegó a la Audiencia Nacional cargado con cuatro archivadores con documentación que pretende aportar al juez para que se incluya en el sumario.

Mientras Ortega tuvo que dejar su cargo como gerente del Mercado Puerta de Toledo tras conocerse su implicación en la trama, González Panero protagonizó un tira y afloja con la dirección de su partido hasta que decidió dimitir de su puesto al frente del Ayuntamiento de Boadilla del Monte.

Garzón tiene previsto tomar declaración mañana a otros ocho imputados, entre ellos el ex vocal del PP en la Junta de Distrito de Moncloa (Madrid) José Javier Nombela, imputado en la causa.

Hasta el momento, el magistrado ha tomado declaración a 24 de los 37 imputados en la supuesta trama de corrupción, aunque sólo ha enviado a tres de ellos a prisión: el presunto líder de la red de corrupción investigada, Francisco Correa; su primo Antoine Sánchez y Pablo Crespo, que hasta 1999 fue secretario de organización del PP gallego.