Público
Público

Una ex azafata lesbiana, nueva primera ministra de Islandia

La socialdemócrata Jóhanna Sigurdardóttir, de 66 años, tiene ante sí los retos de resucitar el sistema financiero islandés, celebrar elecciones anticipadas y recuperar la confianza de sus compatriotas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La socialdemócrata Jóhanna Sigurdardottir se ha convertido hoy en primera ministra islandesa para encabezar un Gobierno de coalición con el Movimiento de Izquierda Verde. La Alianza Socialdemócrata islandesa y el Movimiento de Izquierda Verde llegaron el sábado a un acuerdo de coalición para formar un gobierno de minoría tras largas y difíciles negociaciones.

La formación del nuevo Gobierno fue el resultado de la renuncia del anterior, encabezado por los conservadores, que tuvo que ceder a la presión popular tras la crisis financiera que tuvo al país al borde de la bancarrota.

La nueva jefa de Gobierno, que formaba parte del Ejecutivo anterior como ministra de Asuntos Sociales, dijo al asumir el cargo que su tarea más importante será precisamente buscar paliativos a la crisis.

El ministerio de Finanzas lo asumirá el líder de Los Verdes, Steingrimur Sigfusson. El nuevo Gobierno islandés será de transición y deberá allanar el camino para unas elecciones adelantadas, puesto que no dispone de mayoría parlamentaria.

Jóhanna Sigurdardóttir, de 66 años y primera jefa de gobierno que es lesbiana declarada, tiene ante sí los retos de resucitar el sistema financiero islandés, celebrar elecciones anticipadas y recuperar la confianza de sus compatriotas.

Ex azafata y sindicalista, la nueva primera ministra de Islandia reconoce públicamente su homosexualidad, está casada con una periodista, tiene dos hijos adultos de su anterior matrimonio y se ha hecho un nombre por defender a la familia y a las minorías.

La hasta ahora ministra de Asuntos Sociales tiene ante sí el difícil reto de resucitar el sistema financiero islandés, cuya economía está previsto que se contraiga un diez por ciento este año, y que le ha costado el puesto a dos jefes de gobierno, Geir Harrde el lunes pasado, y David Oddson, primer ministro durante 13 años.

Islandia está sumida en una profunda crisis desde octubre pasado, cuando se desmoronaron los principales bancos del país, que durante años se habían expandido en el exterior a base de un fuerte endeudamiento y tuvieron que ser nacionalizados.

Desde entonces se sucedieron las protestas de miles de islandeses contra el Gobierno y el Banco Nacional, mientras se derrumbaba la economía del país, la inflación se disparaba, crecía el paro y la moneda alcanzaba mínimos históricos. Las protestas aumentaron la semana pasada, con enfrentamientos entre policía y manifestantes.