Público
Público

Un ex directivo de Yukos está dispuesto a testificar a favor de Jodorkovski

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex vicepresidente de la liquidada petrolera Yukos, Vasili Alexanián, no descartó hoy que pueda ser llamado a testificar en el nuevo juicio contra el fundador de esa compañía, Mijaíl Jodorkovski, y su socio Platón Lébedev y se mostró dispuesto a corroborar sus anteriores declaraciones.

"No sé si me llamarán a testificar, pero estoy dispuesto a corroborar las declaraciones que ya hice antes. Todo lo que dije es verdad y no me desdigo de nada", subrayó Alexanián, bajo tratamiento médico domiciliario y con orden judicial de no abandonar la ciudad.

El ex directivo, enfermo terminal de sida, cáncer y tuberculosis señaló que si dios quiere y la salud se lo permite, no ve obstáculo ninguno para declarar si es requerido, según la agencia Interfax.

Agregó que la investigación no consiguió de él ninguna declaración que confirme la versión de la acusación.

"El instructor no quiso escuchar la verdad, pero tampoco logró lo que quería oír", subrayó ex directivo de Yukos en alusión al primer juicio contra Jodorkovski y Lébedev.

Alexanián dijo estar dispuesto a corroborar las declaraciones hechas entre los años 2004 y 2006, al tiempo que señaló no estar familiarizado con los materiales de la segunda causa.

"No descarto que me llamen y cumpliré con mi deber como ciudadano. Considero que debe hacerse justicia y debe imponerse la verdad en relación con estas personas (Jodorkovski y Lébedev)", agregó.

A la pregunta de cómo se encuentra de salud, el ex vicepresidente de Yukos respondió: "Relativamente bien, gracias a dios y a las oraciones de ustedes".

Alexanián, acusado de malversación y blanqueo de dinero, fue puesto en libertad en diciembre del año pasado tras pagar una fianza de 50 millones de rublos (casi 1,8 millones dólares al tipo de cambio de entonces).

Jodorkovski y Lébedev, quienes cumplen en Siberia Oriental una condena de ocho años de prisión por delitos tributarios de los que se declaran inocentes, afrontan cargos por el robo de 35.000 millones de dólares y lavado de dinero, por lo que podrían se condenados a 22 años de prisión.

El fundador de la petrolera, condenado por primera vez en 2005, sostiene que la campaña judicial en su contra ha sido orquestada para despojarle de Yukos, entonces la empresa privada más floreciente del país y ahora repartida entre compañías estatales.