Público
Público

Los ex fumadores estarían solos a la hora de prevenir recaídas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No hay evidencia de que lasterapias conductuales permitan que los fumadores que acaban deabandonar la adicción no vuelvan a fumar, concluyeron losautores de una revisión de las estrategias de prevención derecaídas.

Asimismo, mientras que la vareniclina (Chantix) le ayudó aalgunos fumadores a evitar recaídas, el tratamiento de largoplazo con bupropion (Zyban) "no tendría efectos clínicosimportantes", escribió en The Cochrane Library el equipodirigido por el doctor Peter Hajek, de la University ofLondon.

Los autores revisaron 54 estudios para identificar quéherramientas están disponibles para prevenir recaídas en exfumadores.

El enfoque de la terapia conductual, que "mantiene sumonopolio en este campo", incluye enseñarles a los ex fumadorescómo identificar situaciones que los tentarían a fumar y cómoevitarlas. La revisión no halló evidencia de que eso seaefectivo.

Los pocos estudios sobre otro enfoque, con un seguimientotelefónico o en persona de los participantes después de lacesación tabáquica, también dieron resultados negativos.

"La mayoría de los ex fumadores no siguió yendo a lasclínicas ni usando las líneas gratuitas", indicó Hajek en uncomunicado del Center for the Advancement of Health difundidocon el estudio.

Sólo estudios pequeños analizaron la terapia extendida dereemplazo de la nicotina, "en paradigmas que únicamentegenerarían una baja adherencia al tratamiento", de modo que elequipo opina que se necesitan más estudios sobre ese enfoque.

Otra revisión, publicada en la revista sobre estrategiaspara prevenir el aumento de peso al dejar de fumar, reveló quelas intervenciones conductuales no individualizadas no sonefectivas y hasta estarían asociadas con una reducción de laabstinencia.

Al dejar de fumar, la mayoría de las personas engordan unos7 kilos en promedio, señaló el equipo de la doctora Amanda C.Parsons, de la University of Birmingham.

Mientras que el bupropion, la fluoxetina (Prozac), laterapia de reemplazo de la nicotina y la vareniclina evitaronque los pacientes engordaran mientras los usaban, el efecto nose mantuvo cuando los participantes dejaron de consumirlos olos habían usado a largo plazo.

El mejor enfoque fue la terapia cognitiva conductualindividualizada, que les permitió a los pacientes mantener laabstinencia y controlar el peso, indicó el equipo. Huboevidencia también de que el ejercicio resultó útil.

"Se necesitan más estudios para confirmar ese efecto",concluyeron los autores.

FUENTE: Cochrane Database of Systematic Reviews 2009,Número 1