Público
Público

Un ex jefe de gabinete de Clinton dirigirá la CIA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, eligió a Leon Panetta, quien fuera jefe de gabinete del ex presidente Bill Clinton, para liderar la CIA, dijeron el lunes funcionarios demócratas.

Al anunciar que Panetta será el director de la CIA, criticada por sus duros métodos de interrogación a sospechosos de terrorismo, Obama cubre uno de los últimos puestos de la alta jerarquía gubernamental que quedaban vacantes antes de asumir el cargo de presidente el 20 de enero.

Panetta tiene relativamente poca experiencia en asuntos de seguridad nacional. Es más conocido por imponer el orden en la Casa Blanca de Bill Clinton entre 1994 y 1997 cuando ejerció como jefe de gabinete y por reconducir el déficit presupuestario allí y durante sus 16 años en el Congreso.

Fue miembro del Grupo de Estudio Iraquí, una comisión bipardista cuyo cometido era evaluar el modo de poner fin a la guerra de Irak. Sus recomendaciones para una retirada escalonada de las tropas fue ignorada en gran medida por el Gobierno de George W. Bush, que eligió incrementar la presencia estadounidense.

Panetta sucederá a Michael Hayden, que ha sido criticado por algunos demócratas y grupos de defensa de los derechos humanos por su defensa de las tácticas antiterroristas de la Administración Bush. Hayden ha tratado de restablecer la estabilidad en la agencia de espionaje.

La CIA ha protagonizado una serie de controversias durante la presidencia de Bush, como fallos de inteligencia antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001, o información defectuosa sobre los programas de armas iraquíes.

La CIA también ha sido criticada por el uso de duros métodos de interrogación, incluyendo el ahogamiento simulado, contra supuestos miembros de Al Qaeda, por el traslado de prisioneros sospechosos de terrorismo a países donde se sabe que se usa tortura y el uso de cárceles secretas en el extranjero para detenidos importantes.

Obama ha prometido "poner un final claro a la tortura" y "restaurar" el equilibrio entre la seguridad y los derechos constitucionales.