Público
Público

El ex presidente iraní Rafsanyani pide que se acate al líder supremo para acabar con la tensión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex presidente iraní Alí Akbar Hashemi Rafsanyaní instó hoy a sus compatriotas a acatar las órdenes del líder supremo de la Revolución, ayatolá Alí Jameneí, y a poner fin al actual clima de agitación política.

En un discurso al inicio de una sesión de la influyente Asamblea de Expertos, que él mismo preside, Rafsanyani recomendó "actuar conforme a la Constitución", "hacer frente a aquellos que no respetan la ley, sea cual sea su ideología" y elegir la sabiduría frente a la vehemencia.

"Las claves para resolver los problemas actuales son la adhesión a las líneas marcadas por el líder supremo" con respecto a los arrestos en las protestas tras las elecciones presidenciales del 12 de junio,"la restauración de los derechos a aquellos a quienes se le han negado y la acción contra los que han violado la ley", dijo Rafsanyani

Para el ex presidente iraní, a quien cita la agencia oficial de noticias local Irna, una sólida unidad y solidaridad entre los dirigentes y el pueblo hará que el país supere los problemas internos y externos.

Alrededor de una treintena de personas murieron -según cifras oficiales- y cerca de 4.000 fueron detenidas durante las protestas que estallaron tras la polémica reelección del presidente, Mahmud Ahmadineyad, que la oposición reformista no ha aceptado.

Mehdi Karrubí, uno de los candidatos derrotados, ha denunciado también abusos sexuales y malos tratos en las cárceles a aquellos que fueron arrestados durante los disturbios.

La acusación ha sido calificada de "falsa y carente de fundamento" por las autoridades iraníes, que han exigido al clérigo que presente pruebas.

Algunos responsables políticos, religiosos y militares han exigido incluso que se castigue a Karrubí por levantar falso testimonio.

Rafsanyaní, que todavía mantiene una gran influencia de los asuntos internos del país, está considerado uno de los principales opositores a la política de Ahmadineyad, con quien compitió por la presidencia en 2005.

Durante los comicios, dejó entrever su simpatía por el principal candidato de la oposición, Mir Husein Musaví, que ha denunciado un fraude masivo.