Público
Público

El ex presidente israelí Katzav es culpable de dos violaciones

Un tribunal de Tel Aviv considera probado que abusó sexualmente de subordinadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un tribunal de Tel Aviv declaró el jueves culpable al ex presidente de Israel Moshe Katsav de haber violado en dos ocasiones a una subordinada cuando era ministro de Turismo a finales de los noventa, así como de otros delitos sexuales que cometió posteriormente, incluso siendo presidente.

La sentencia, que se hará pública en enero, determinará cuánto tiempo debe pasar en prisión. En cualquier caso, y salvo que se le otorgue una amnistía o prospere un recurso, cosas improbables, no será una temporada breve si se tiene en cuenta que las penas por violación acarrean entre 4 y 16 años de cárcel.

Cuando era ministro de Turismo, en 1998, violó dos veces a A., quien lo denunció

Aunque Katsav defendió su inocencia durante todo el proceso, el tribunal de distrito, integrado por tres magistrados, señaló que sus declaraciones estuvieron "trufadas de mentiras" y contradicciones. "Cuando una mujer dice no, quiere decir no", agregaron los magistrados.

El tribunal considera probado que Katsav violó a A. en 1998 en dos ocasiones. La primera vez en la oficina del Ministerio de Turismo que ocupaba Katsav, y la segunda vez en un hotel de Jerusalén. Los magistrados creen a A., y no al ex presidente, porque las declaraciones de A. "se apoyan en pruebas" y "porque ha dicho la verdad". El tribunal ha exigido al ex presidente que entregue su pasaporte para evitar que salga del país antes de que se dicte la sentencia.

Las denuncias de A. suscitaron una verdadera conmoción en el país en 2006 y tras una agitada resistencia de varios meses, Katsav se vio obligado a dimitir como presidente al año siguiente. A pesar de todo, rechazó una generosa oferta de la fiscalía mediante la que Katsav sólo habría admitido algunos delitos sexuales menores para quedar libre de los delitos de violación.

Ya como presidente, a finales de los años 90, cometió nuevos delitos sexuales

En los meses siguientes varias mujeres le denunciaron por otros delitos sexuales, aunque no todas las denuncias prosperaron, y en 2009 se inició el juicio cuyas sesiones se celebraron en su mayor parte a puerta cerrada.

Nada más terminar la lectura del veredicto, durante la que Katsav musitó "no, no" en repetidas ocasiones, el ex presidente abandonó la sala precipitadamente y sin hacer declaraciones. Grupos de personas se habían congregado a la puerta del juzgado para insultarle. "Todo el mundo sabe que Katsav es un delincuente", gritaban. El ex presidente salió protegido por una tropa de guardaespaldas y familiares, entre los que no estaba su esposa Guila, y marchó por carretera hasta el pueblo donde reside, Kiryat Malaji, al sur de Tel Aviv, donde cuenta con un gran respaldo popular.

Uno de sus hijos, Boaz, manifestó que la familia continuará teniendo la cabeza muy alta y al final se podrá demostrar que su padre es inocente. Sin embargo, la práctica totalidad del país ya lo ha declarado culpable y todo indica que el Estado le retirará los beneficios a que tenía derecho por haber desempeñado la presidencia durante siete años.

Tras su dimisión en 2007, varias mujeres le acusaron de más abusos

El primer ministro, Binyamín Netanyahu, difundió un comunicado en el que afirmaba que el jueves fue un día "triste" para todo el país. "El tribunal ha transmitido dos mensajes muy claros: que todos son iguales ante la ley y que cada mujer tiene los derechos exclusivos sobre su cuerpo", dijo Netanyahu.

La principal denunciante, A., manifestó que el veredicto le supone un gran alivio. El abogado de A., Danny Sror, descarta que prospere un probable recurso del ex presidente ante el Supremo.

Moshe Katsav nació en Irán en 1945 y a la edad de seis años emigró a Israel con su familia. Es un judío que observa los mandamientos religiosos. Desde joven militó en el Likud y pronto realizó una fulgurante carrera política apoyándose en el hecho de que era un judío oriental y no asquenazí. De hecho, durante los últimos años ha jugado la baza del judío oriental que es perseguido y oprimido por los asquenazíes.