Público
Público

Exámenes cerebrales detectan signos tempranos de dislexia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En lugar de esperar que un niñoexperimente problemas de lectura, los científicos ahora dicenque pueden identificar la dislexia incluso antes de que elpequeño comience la escuela, es decir mucho antes de poder sercalificado como mal estudiante y de empezar a perder confianzaen sí mismo.

Aunque suele diagnosticarse durante segundo o tercer gradode la escuela, alrededor de los 7 u 8 años, un equipo delHospital de Niños de Boston indicó que pudo detectar signos dela enfermedad mediante controles cerebrales en chicos de apenas4 o 5 años, momento en que los estudios demuestran que los niñosestán mejor capacitados para responder a las intervenciones.

"Lo llamamos la paradoja de la dislexia", dijo Nadine Gaab,de los Laboratorios de Neurociencia Cognitiva del hospital, cuyoestudio fue publicado en Proceedings of the National Academy ofSciences.

Gaab dijo que la mayoría de los niños no son diagnosticadoshasta tercer grado, pero que las intervenciones funcionan mejoren los chicos más pequeños, mucho antes de que comiencen aaprender a leer.

"Con frecuencia, para el momento en que reciben eldiagnóstico, ya han experimentado tres años en que sus pares lesdicen que son estúpidos, y en que sus padres los califican deperezosos. Sabemos que tienen menor autoestima. Realmente tienenproblemas", manifestó Gaab en una entrevista telefónica.

Su estudio surge en medio de una nueva comprensión de ladislexia como un problema para reconocer y manipular los sonidosindividuales que conforman el lenguaje, lo que se conoce comoprocesamiento fonológico.

Para leer, los niños necesitan mapear los sonidos dellenguaje oral en letras específicas que forman palabras. Loschicos con dislexia tienen dificultad en ese proceso de mapeo.

"Lo bueno es que el lenguaje hablado puede presentarse antesque el escrito, por lo que las personas pueden buscar síntomas",dijo la doctora Sally Shaywitz, directora del Centro para laDislexia y Creatividad de la Universidad de Yale.

Los signos tempranos de dislexia incluirían la dificultadpara rimar, la mala pronunciación de palabras y la confusión detérminos con sonido similar.

"Todos esos son síntomas muy iniciales", expresó Shaywitz.

La dislexia afecta a alrededor del 5 al 17 por ciento detodos los niños y hasta uno de cada dos chicos con antecedentesfamiliares del trastorno tendrá problemas de lectura, maldeletreo y dificultad para decodificar palabras.

En su estudio, Gaab y colegas escanearon los cerebros de 36chicos en edad preescolar mientras realizaban una serie deactividades, como intentar decir dos palabras que comiencen conel mismo sonido.

El equipo halló que durante esa actividad, los niños quetenían antecedentes familiares de dislexia presentaban menosactividad en ciertas regiones del cerebro que los chicos conedades, inteligencia y estatus socioeconómico similares.

Los niños mayores y adultos con dislexia tienen problemas enesas mismas zonas del cerebro, que incluyen las uniones entrelos lóbulos occipital y temporal, y temporal y parietal en laparte trasera del cerebro.

Gaab dijo que el estudio muestra que cuando los niñospredispuestos a la dislexia realizaban esas actividades, suscerebros no usaban las regiones habitualmente empleadas para elprocesamiento de esta información. El problema ocurría aún antesde que los chicos empezaran a aprender a leer.

La autora reconoce que su estudio es muy pequeño paraconformar la base de ningún test de dislexia pero que su equipoacaba de ganar una beca de los Institutos Nacionales de Salud deEstados Unidos para realizar una investigación más amplia.