Publicado: 07.08.2014 22:31 |Actualizado: 07.08.2014 22:31

Los exámenes médicos confirman que la monja repatriada junto a Pajares no tiene ébola

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los exámenes médicos efectuados en el Hospital Carlos III de Madrid a la religiosa, de origen guineano y pasaporte español, Juliana Bonoha Bohi, han confirmado que no está infectada por el virus del Ébola, han indicado esta tarde fuentes de la Consejería de Sanidad madrileña.

No obstante, las mismas fuentes han añadido que, a pesar de que el resultado del test del Ébola ha dado negativo, se mantendrán las medidas de aislamiento hasta que los médicos evalúen las siguientes actuaciones. Sobre el estado de salud del religioso Miguel Pajares, la consejería se ha remitido a la información que facilite la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, a la que pertenece, y a su familia.

Mañana, está previsto que el hospital ofrezca el nuevo parte médico sobre la evolución de Juliana Bonoha Bohé.

Por su parte, Pajares, de 75 años de edad, está estable y febril, respira espontáneamente y no tiene hemorragias, tal y como ha informado la Consejería de Sanidad madrileña.

Pajares, de 75 años de edad, está estable y febril, respira espontáneamente y no tiene hemorragias

El jefe de medicina Intensiva de La Paz-Carlos III, Abelardo García, ha afirmado que los pacientes están en la planta sexta del centro, completamente aislados, asistidos y controlados por dos médicos internistas e intensivistas, cuatro enfermeras y cuatro auxiliares por turno, y personal de apoyo.

Ha señalado que esa planta está sometida a fuertes controles y que los médicos y personal sanitario que les atienden visten trajes de protección completa para "evitar contacto con cualquier fluido o secreción" de los pacientes. Precisamente Vinuesa ha destacado que los riesgos de contagio en España, ante la llegada del primer europeo con este virus, son "absolutamente bajos".

Aún así, se han tomado todas las precauciones: trajes, material sanitario y en general cualquier objeto con el que se atienda al sacerdote o a la religiosa son incinerados inmediatamente.