Público
Público

Excelencia en turismo rural

Dos emprendedoras extendieron su idea de turismo rural y ahora cuentan con una amplia red de alojamientos asociados de la que son intermediarias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hasta los años ochenta, hablar de turismo rural en España era hablar de habitación limpia, dormir con manta en verano huyendo del calor de la ciudad y comida de pueblo abundante; todo ello a buen precio. Poco a poco, fueron apareciendo hospedajes que ofrecían comodidades homologables con las propias del medio urbano. Allá por el año 1994, Carlota Mateos e Isabel Lloren, creyeron que había que dar un paso más: asociar excelencia y alojamiento rural.

Dicho y hecho. Los padres de Carlota regentaban un pequeño hotel en Asturias. 'Hablamos con ellos, les presentamos un plan de negocio y notando nuestra disposición decidieron confiar en nosotras', dicen. Aquello fue el germen de lo que, a no mucho tardar, acabaría siendo Rusticae, una propuesta empresarial que hoy se estudia en algunas de las principales escuelas de negocio del mundo.

El ranking de 'The Times' y de 'The Independent' incluye su web

'Con 3.000 euros para empezar y otros 3.000 para resistir comenzamos a visitar hoteles, a contar nuestra idea', explican. Una idea que, a pesar de la buena acogida conceptual que tuvo entre los hoteleros, sólo se materializó en nueve asociados. 'La mayoría prefería esperar, ver si éramos capaces de mantener nuestro proyecto en el tiempo. Al final, la marca se fue posicionando en el mercado, pero eso no se veía reflejado en la cuenta de resultados', recuerdan.

La firma cambió su política de empresa, cobró exactamente por el trabajo realizado y Rusticae se consolidó como la marca de referencia del turismo rural de calidad en España. Hoy engloba también cadena Metrópoli, una gama de hoteles de ciudad con encanto; imparte, en colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos, un curso de Especialista en Dirección de Hoteles con Carácter; actúa como agencia de viajes e, incluso, han dado el salto al extranjero, con alojamientos en Argentina, Portugal y Marruecos.

Producto de ello, la historia de Carlota e Isabel ha dado lugar a un libro: Pioneras. Además, su web ha sido incluida en el ranking de The Times y de The Independent. La suma de todo ha proporcionado a la firma una posición de privilegio en el mercado que, en gran medida, le está permitiendo atravesar la crisis en mejores circunstancias que la competencia. Además, estas emprendedoras fueron previsoras. 'En algún momento iban a llegar las vacas flacas y queríamos estar preparadas', afirman. En abril de 2007 convocaron una reunión de empresa en la que se decidió que era necesario desarrollar productos propios y centrados en la experiencia única. De ahí nacieron Life Kid, un programa para viajar con niños, o Good Life Ladies, una propuestas para mujeres viajeras.