Publicado: 09.01.2014 08:30 |Actualizado: 09.01.2014 08:30

Exculpan a la Policía de la muerte que desató los disturbios en Londres

El jurado ha resuelto que no hubo nada ilegal en el fallecimiento de Duggan, a pesar de que no portaba ningún arma cuando fue tiroteado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El jurado británico responsable de analizar la muerte de Mark Duggan, que desató los disturbios que azotaron la capital británica y otras ciudades del Reino Unido en agosto de 2011, ha determinado que la Policía de Londres no incurrió en ningún tipo de delito al disparar contra el joven de 29 años.

El jurado ha resuelto, por ocho votos contra dos, que no hubo nada ilegal en el fallecimiento de Duggan, a pesar de que no portaba ningún arma cuando fue tiroteado. En este sentido, han considerado altamente probable que el joven arrojase instantes antes la pistola que fue hallada a apenas seis metros del lugar de los hechos, según la BBC. Además, indicaron que los agentes pararon el taxi de una manera que "minimizara en la medida de lo posible el recurso a la fuerza letal".

Duggan, padre de seis hijos y de origen afrocaribeño, falleció por disparos de la Policía cuando se encontraba en un taxi, en un incidente en el que un agente resultó herido, lo que desató una ola de violencia en el humilde barrio de Tottenham, al norte de Londres.

En el momento del altercado, el 4 de agosto de 2011, Duggan era seguido por agentes que creían que acababa de recoger un revólver de otro individuo, si bien la investigación oficial determinó hoy que en ese momento no portaba un arma.

Tras la muerte de Duggan, descrito por la Policía como un "criminal de barrio", lo que comenzó como una pequeña marcha pacífica de protesta en Tottenham derivó en graves disturbios en otros barrios deprimidos de Londres y varios puntos del país, que se saldaron con más de 3.000 detenciones y numerosos daños materiales.

El veredicto ha sido recibido entre gritos y lágrimas por la familia de Mark Duggan y varios manifestantes que se congregaron a las afueras del tribunal. Su madre ha abandonado la sala llorando, mientras que la tía del fallecido ha subrayado, a las puertas de la corte, que "la mayoría de la gente cree que Mark fue ejecutado". "No podemos creernos que éste sea el fallo. No tenía ningún arma en su mano, con lo cual fue asesinado", afirmó un portavoz de la familia Duggan.

La abogada de la familia, Marcia Willis Stewart, ha insistido en que siguen considerando "ilegal" la muerte de Duggan. "No podemos creernos el resultado, no tenía una pistola y aún así fue tiroteado, asesinado". Mientras tanto, el hermano del fallecido, Shaun Hall, a quien se vio gritando al conocerse la sentencia, aseguró a la prensa que continuaría "luchando por la justicia.