Público
Público

Dos exdirigentes de los GRAPO tachan de "basura" y "degenerado" a Silva Sande

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los exdirigentes de los GRAPO Victoria Gómez y Manuel Pérez Martínez, "camarada Arenas", juzgados hoy por la colocación de un explosivo en una empresa de trabajo temporal en 1998, han tildado de "basura", "degenerado" y "violador" al ex miembro de la organización Fernando Silva Sande.

En el juicio que hoy ha quedado visto para sentencia en la Audiencia Nacional, la Fiscalía ha mantenido su petición de 55 años de prisión para los tres exdirigentes de los GRAPO acusados de ordenar la colocación el 1 de junio de 1998 de un artefacto explosivo en una empresa de trabajo temporal en Madrid, que al estallar hirió a dos policías.

Durante la vista los tres acusados se han implicado mutuamente en la campaña contra empresas de trabajo temporal que los GRAPO llevaron a cabo en la década de los 90.

El primero en declarar ha sido Silva Sande, quien ha dicho que el "camarada Arenas", exsecretario general del Partido Comunista de España reconstituido (PCE-r), formaba parte de la comisión política de la que partía la orden al comando central de la colocación de artefactos explosivos.

Un extremo que después ha negado Pérez Martínez, que ha indicado que la dirección del PCE-r nunca cometió atentados ni dio las órdenes para que se cometieran, tras lo que ha aprovechado su turno de última palabra para calificar a Silva Sande como "infame, violador y basura".

"Es la pieza utilizada por la guardia civil contra personas honestas y honradas", ha añadido.

Igualmente, el "camarada Arenas" ha asegurado que Silva Sande, al que se ha referido en varias ocasiones como "ese tipejo" o "ese fulano", nunca ha formado parte -como él mantiene- de la comisión política del partido ni del consejo federal del mismo.

Por su parte, María Victoria Gómez, tras reconocer su pertenencia a los GRAPO, ha explicado que este grupo realizaba "operativos" contra empresas de trabajo temporal, pero que eran los propios comandos los que tenían toda la información y decidían las empresas a las que iban a atacar.

"Toda la historia que se ha montado Silva Sande no es cierta", ha afirmado, a lo que ha añadido que él mismo propuso verificar todos los "operativos" porque "no se fiaba de los comandos" y era quien impartía todas las directrices.

La acusada ha aprovechado también su última palabra para arremeter contra Silva Sande, de quien ha afirmado que es "un degenerado que tuvo que ser expulsado de los GRAPO porque le gustaba irse de copas y discotecas hasta la madrugada" y hasta "llegó a abusar de una de las "jovencitas" de la organización.

Tras su intervención ante el tribunal, María Victoria Gómez y el "camarada Arenas" han comenzado a cantar la internacional con el puño en alto.

Durante el juicio han testificado también varios guardias civiles que realizaron un informe sobre el organigrama de la organización, que han ratificado que los GRAPO y el PCE-R eran lo mismo y que el "camarada Arenas" estaba en la comisión que impartía las ordenes.