Público
Público

Experto augura que Obama dejará en segundo plano a Europa para volcarse en la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La necesidad de volcarse de lleno en la crisis económica hará que el nuevo presidente de EEUU, Barack Obama, deje de lado en el primer año de mandato de mandato sus relaciones con Europa, y por ende con España.

Así lo afirmó, en una entrevista con Efe, William Chislett, escritor y colaborador del Real Instituto Elcano, quien ha sido invitado por universidades estadounidenses para hablar sobre las relaciones entre EEUU y España, que durante los últimos cinco años han sido "nulas" al máximo nivel.

De origen británico, Chislett tiene más de treinta años de experiencia como observador de la evolución de la historia de España, donde fue corresponsal en Madrid entre 1975 y 1978 para el diario londinense "The Times" y asistió a todo el proceso de la transición política.

Su viaje precisamente ha coincidido con la resaca de la Cumbre del G-20, en la que los líderes mundiales se reunieron para sentar las bases para un nuevo orden financiero y en la que España ha podido participar gracias a que Francia cedió uno de los dos puestos que ocupaba, como miembro del grupo y como presidente de turno de la UE.

Sobre las relaciones entre Estados Unidos y España, Chislett aseguró que con la subida al poder del demócrata Barack Obama se espera que mejoren, pero advirtió de que los acuciantes problemas económicos que tendrá que asumir nada más llegar al Gobierno las dejará, otra vez, en un segundo plano.

"No creo que Obama, al menos en su primer año, vaya a dedicar mucha atención a Europa", dijo.

Según el experto, "la economía ocupará todo su tiempo, seguramente va a mantener la relación privilegiada con el Reino Unido, Arabia Saudí y algún otro país, pero Europa no va a ser un tema prioritario y dentro de Europa, España tampoco".

No obstante, señaló que aunque las relaciones políticas hayan sido frías entre José Luis Rodríguez Zapatero y el presidente George W. Bush, esto no ha impedido que la inversión directa de España en EEUU haya crecido constantemente.

La prueba está en que "en los cinco años de Zapatero, las empresas españolas han invertido más que en los últimos 20 años".

Sectores como la banca y las infraestructuras han desembarcado en EEUU y la inversión directa ha pasado de los 2.300 millones de dólares en 1997 a casi 28.000 millones de dólares en 2007, según datos del US Bureau of Economic Analysis.

El cambio de Administración "representa una oportunidad para que España retome la relación al máximo nivel", según Chislett.

Sin embargo, en materia de Política Exterior, consideró que "Estados Unidos no va a tener un cambio radical".

Lo que sí cambiará, aseguró, será el tono, "será una relación más de consulta con Europa", aunque Obama "podría pedir a varios países europeos incluido España que envíen más tropas a Afganistán".

Obama reiteró en su campaña electoral "la necesidad de estabilizar Afganistán", lo que podría ir acompañado de un incremento en el número de militares desplazados a la zona.

Esta puede ser una prueba de fuego para España, pero "si la petición está presentada de una forma multilateral y se hace de forma negociada, los países de Europa aceptarán", explicó Chislett.