Público
Público

Un experto resalta la necesidad del vino barato para que sobrevivan los grandes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El bodeguero Dirk Van der Niedepoort, radicado en la zona portuguesa de Douro, donde también elabora vinos de Oporto, ha asegurado hoy que el vino de supermercado es tan importante que su existencia es necesaria para que sobrevivan los llamados grandes.

Van der Niedepoort ha realizado estas manifestaciones durante las Jornadas sobre Autores del Vino que hoy dieron comienzo en el Convento de Santo Domingo, en la ciudad malagueña de Ronda, que han sido inauguradas por el Príncipe de Kent, miembro de la familia real británica y presidente de honor del encuentro.

A juicio de este creador, el vino hay que hacerlo siempre pensando en el consumidor, "aunque no sea el mejor vino del mercado, ya que él es quien lo quiere y el que lo paga".

Para el esloveno Ales Kristancic, de las bodegas Movia, el buen vino hay que hacerlo con leyes biodinámicas, en las que la influencia de la luna es determinante, y huyendo de sitios secos.

Al contrario que Niedepoort, Kristancic piensa que el vino debe ser del gusto personal del elaborador, quien debe buscar sitios para la adaptación del viñedo sin normas establecidas.

El investigador bordelés Denis Dubordieu, autor entre otros vinos del Clos Floridane, en la zona de Graves (Burdeos), ha calificado de gran vino a aquel que es capaz de agradar sin cansar, "como consecuencia de su complejidad, que es el antídoto del aburrimiento".

Dubordieu considera que la dificultad es un valor añadido a la elaboración, ya que los viñedos sin problemas, como tantas cosas en la vida, no tienen éxito si no plantean obstáculos.

Para este profesor de la Universidad de Burdeos, la distinción entre un buen vino y un gran vino se basa en el placer del consumidor.

El español Alvaro Palacio, autor de L'Ermitá, en el Priorat (Cataluña), ha asegurado que para la elaboración de un gran vino es necesario un gran terruño y una tradición que, a su entender, tiene que ver con la paz que transmiten los monasterios, lugares donde el vino comenzó a ser lo que hoy es.

Palacio ha subrayado el enorme patrimonio que tiene España en vino gracias a los lugares que transmiten emoción, entrega y misterio y que ofrecen la tipicidad del terreno y de la uva, "algo que es difícil conseguir cuando se llevan uvas de un sitio a otro que no es el de su origen".