Público
Público

Los expertos consideran lógica la decisión de GM sobre Opel

El presidente aragonés cree que el grupo entenderá mejor el rol de Figueruelas 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El giro inesperado de General Motors de no vender Opel reafirma que Europa sigue siendo un buen mercado. 'Tenía poco sentido que lo abandonara', coinciden en opinar los expertos consultados, que consideran que la decisión de deshacerse de su filial estuvo motivada por la situación desesperada que la matriz atravesaba hace unos meses en Estados Unidos, que ya está superada en parte.

'El mercado europeo ha remontado gracias a las ayudas directas a la compra y sólo caerá un 5% este año, algo que nadie pensaba al principio', explica el asesor en el sector de automoción de varios gobiernos autonómicos José Antonio Bueno. La intervención de la Comisión Europea, que dilató el proceso de venta, permitiendo a GM replantearse el proceso, y obligó a Alemania a asegurar que los 4.500 millones que se disponía a dar en avales eran independientes de quién fuera el propietario final, dio mayor cancha a la estadounidense, en opinión de Bueno.

De haberse materializado la venta a Magna, la futura Opel hubiera sido muy diferente, ya que 'la operación germano-rusa desplazaba el centro de gravedad de la firma hacia el Este'. Rusia hubiera priorizado su mercado.

La decisión final de conservar su filial es vista desde este punto de vista como el triunfo de la vía empresarial y económica por encima de los intereses políticos de Alemania, a la que 'le interesa estrechar lazos con Rusia', un mercado potencial muy próximo.

Frente a los 4.500 millones que precisaba Magna en el proceso de reestructuración, que implicaba mayores inversiones para mantener el trabajo en Alemania, General Motors asegura que sólo necesitará 3.000. 'Magna rebajaba la carga de trabajo en todas las plantas, en vez de apostar por unas. No tenía sentido, porque las acaba haciendo a todas inviables', afirma Bueno.

Con GM como propietaria, 'Figueruelas sale ganando', explica el profesor del IESE Cargos García Pont. Ahora 'todo continuará igual' porque GM se centrará en sus problemas en EEUU. 'Magna hubiera sido más agresiva con nuevas estrategias como fabricante', añade, ya que Fiat y Volkswagen hubieran anulado los contratos con la firma de componentes. Otra conclusión es que 'Alemania tardará más o menos, pero acabará ofreciendo el mismo dinero para evitar cierres en su país', dice García Pont.

Las relaciones entre Rusia y Alemania con EEUU se tensaron más ayer ante la decisión de GM. Putin dijo que Rusia debe 'tener en cuenta en el futuro este estilo de trabajo' de EEUU. Por su parte, el presidente aragonés, Marcelino Iglesias, confió en que GM 'no estará tan interesada' en 'orientalizar la producción' y sabrá valorar la posición de Figueruelas.

 

Miles de trabajadores de Opel protestaron ayer contra GM en las cuatro fábricas alemanas. Ante unos 10.000 empleados que se concentraron en la sede principal de Opel en Rüsselsheim, el primer ministro del land de Hesse, Roland Koch, aseguró que no se van a quedar 'con los brazos cruzados' y advirtió a GM de que se abstenga de 'utilizar como rehenes a los trabajadores alemanes'. En la fábrica de Bochum se concentraron 3.000 personas, según el sindicato IG Metall. 'De General Motors y EEUU no nos llega otra cosa que parón, hundimiento y destrucción', dijeron. Angela Merkel habló por teléfono el miércoles por la noche con el presidente del EEUU, Barack Obama, que aseguró a la canciller que no sabía nada de la decisión de GM cuando ambos se entrevistaron en Washington el martes.Guillem Sans de Mora