Público
Público

Expertos piden evaluar efectos sanitarios de derrame petróleo BP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Julie Steenhuysen

Los médicos de la región del Golfo deMéxico deben estar alerta respecto a los efectos que el derramede petróleo de BP tendrá a corto y largo plazo sobre la salud,dijeron el lunes expertos sanitarios estadounidenses.

Derrames previos de crudo han mostrado que el contacto conel petróleo y los químicos puede afectar a los pulmones, losriñones y el hígado, además de incrementar las tasas deansiedad, depresión y estrés postraumático hasta seis añosdespués.

La magnitud del derrame de BP es una preocupación bastanteimportante, dijo la doctora Gina Solomon, experta en medicinaambiental de la Universidad de California, en San Francisco, ydestacada científica del Consejo de Defensa de los RecursosNaturales, un grupo de defensa medioambiental.

"El vertido de petróleo ha sido comentado detenidamentecomo un desastre ecológico. Las discusiones sobre los efectospara la salud han sido hasta ahora limitadas", dijo Solomon,quien escribió un comentario en Journal of the American MedicalAssociation.

Sobre la base de una revisión de estudios del desastre delExxon Valdez en Alaska, en 1989, y otros en España, Corea yotras partes, Solomon citó cuatro áreas principales depreocupación desde una perspectiva sanitaria.

"El número uno es la calidad del aire, que fue quizás laprincipal preocupación en un primer momento cuando el pozo aúntenía una fuga, pero afortunadamente está mejorando ahora quela salida de crudo se ha detenido", dijo Solomon en unaentrevista telefónica.

"El segundo es el contacto del petróleo con la piel",añadió sobre un problema que afecta principalmente a lostrabajadores de limpieza de las playas del Golfo de México.

Solomon apuntó que la contaminación del pescado también erauna preocupación importante ya que la pesca ha sido reabierta."Entre las principales capturas en el Golfo están la gamba ylas ostras, que suelen ser muy difíciles de limpiar en vertidosrelacionados con el petróleo", dijo.

Y los problemas de salud mental también se están volviendouna preocupación importante, ya que miles de pescadores delGolfo de México afrontan la ruina económica por el derrame.

"Esa zona estaba empezando a recuperarse del (huracán)Katrina. Se vieron afectados de nuevo por la crisis económica.Realmente es un triple mal de ojo", resaltó Solomon.

"Los problemas psicológicos se incrementarán", añadió.

Un sondeo entre 599 residentes locales realizado un añodespués del derrame del Exxon Valdez halló que las personas quehabían quedado expuestas al mismo tenían 3,6 veces másposibilidades de sufrir trastornos de ansiedad, 2,9 veces másde desarrollar estrés postraumático y 2,1 veces más de mostrarsignos de depresión.

Ninguno de esos problemas es nuevo, dijo Solomon.

"El objetivo es notificar a quienes proporcionen cuidadossanitarios y a los médicos del Golfo de México lo que deberíanbuscar", añadió.

La experta señaló que los médicos deberían centrarseprincipalmente en la piel, en el tracto respiratorio y en elsistema nervioso, siguiendo cualquier síntoma que pudiera estarrelacionado con el derrame.

La investigación sobre los efectos sobre la salud de losderrames es muy irregular y son comunes las peticiones de unamayor indagación tras cada vertido importante, pero Solomonindicó que esta vez puede ser diferente.

El director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH porsus siglas en inglés), Francis Collins, ha prometido al menos10 millones de dólares para estudiar los potenciales efectossobre la salud del vertido.

Y el martes, los NIH celebrarán su primera teleconferenciapública en la que se lanzará el "Estudio sobre el trabajadordel Golfo", que echará un vistazo a los efectos sobre la saluda corto y largo plazo en los voluntarios y trabajadores delimpieza del vertido.

El estudio se centrará en la exposición al crudo y aproductos dispersantes y en las consecuencias potenciales parala salud, como problemas respiratorios, de comportamiento,cancerígenos y condiciones inmunológicas. También examinará laspreocupaciones de salud mental.

"Lo peor que podemos hacer ahora es dejar que ocurra estevertido y no aprender la lección", concluyó Solomon.