Público
Público

Los expertos piden petróleo caro contra el calentamiento

Un estudio del Banco Mundial propone triplicar el precio de la tonelada de CO2 emitida 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El precio del barril de petróleo es determinante a la hora de optar por inversiones en energías renovables y, por tanto, de apostar por un cambio de modelo económico no tan dependiente de los combustibles fósiles. Esta afirmación la lanzó este martes el ex director económico del Banco Mundial y asesor del Gobierno británico, el economista Nicholas Stern. En 2006 ya advirtió en su informe de que, si no se realizan inversiones en mitigación del cambio climático por valor del 1% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial, la economía de todo el planeta podría entrar en una recesión económica del 20% del PIB global en este siglo. El cambio climático ha pasado a ser una cuestión económica.

Stern apuntó que sólo con un precio del barril de petróleo de 77 euros, frente a los 31 euros actuales, es posible apostar por las energías renovables. 'La economía se recuperará dentro de tres años, no es una cuestión de tres meses, pero sí volverá a crecer, y 77 euros es un precio razonable que permitiría a las empresas apostar por las renovables', sostuvo ayer en un encuentro organizado por Econcern, en el marco de la Cumbre sobre cambio climático que se celebra en Poznan (Polonia). Stern alabó que 'EEUU haya cambiado su visión de hace tres años' y que China dé señales de 'una economía con aspectos verdes'.

En esta línea, un estudio encargado por el Banco Mundial y la UICN advierte de que el precio de la tonelada de dióxido de carbono (CO2) en el mercado debería triplicarse y llegar hasta los 50 euros, ya que con precios altos se incentiva el cambio de modelo energético hacia uno menos basado en los combustibles fósiles. El experto del Banco Mundial Jari Vayrynen indicó ayer que 'con un precio alto de la tonelada de CO2 se producirían cambios significativos'.

El secretario ejecutivo de la Convención de la ONU sobre cambio climático, Yvo de Boer, también advirtió de que los mercados de carbono no están generando suficientes recursos para luchar contra el calentamiento y afirmó que 'la solución al problema sólo funcionará si es económicamente viable'. Para De Boer, el Protocolo de reducción de emisiones que salga de Copenhague en 2009 debe suponer 'una transformación hacia una economía baja en emisiones y debe implicar un crecimiento económico global verde'.

Desde la ONU se advierte de que la actual crisis financiera no debe suponer una vuelta a la economía del carbono. La secretaria de Estado de cambio climático, Teresa Ribera, añadió que 'la crisis económica viene originada por un modelo energético que hay que cambiar'. En esta línea, se congratuló de que la UE haya aprobado la propuesta de que el 20% de la energía primaria proceda de las renovables en 2020, un paso más para que se pueda alcanzar en esa fecha una reducción de las emisiones del 20%, aspecto todavía por cerrar esta semana en el Consejo Europeo. Al final, la lucha contra el calentamiento es cuestión de precios.