Público
Público

Los expertos preven una "avalancha" de embargos hoteleros en los próximos meses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El "boom" inmobiliario de los últimos años ha hecho que parte del sector hotelero esté en manos de constructoras y promotoras que buscaban no tanto la rentabilidad del negocio como la inmobiliaria, ahora muchos no podrán hacer frente a sus pagos, lo que puede provocar una "avalancha" de embargos.

Uno de los socios de la consultora especializada en el sector hotelero Magma Turismo, Albert Grau, ha explicado a Efe que un buen número de hoteles se creó pensando en la plusvalía inmobiliaria y no en el plan de negocio hotelero, lo que está llevando a que muchos establecimientos no puedan hacer frente a sus compromisos con los bancos y puede provocar una "avalancha" de embargos.

Otro de los socios de Magma, Bruno Hallé, ha insistido en que el fuerte descenso de la actividad hotelera y la caída de las rentabilidades del último año provocará que muchos hoteles no puedan pagar las deudas contraídas, lo que aumentará la cartera de activos hoteleros de los bancos.

Según Grau, el 70% de las operaciones hoteleras que se han hecho en España en los últimos años se ha centrado en la plusvalía inmobiliaria que se obtendría de sacar el activo a la venta.

Esta situación es una de las razones por las que muchas grandes marcas internacionales todavía no han entrado en ciudades como Barcelona, ya que "son más estrictas" y no están dispuestas a hacer una inversión "desorbitada" que saben que no podrán recuperar con la rentabilidad del negocio hotelero, ha afirmado.

Sin embargo, Hallé, cree que pronto se verá cómo grandes marcas hoteleras, como Sheraton, Hyatt o Four Seasons, entran en Barcelona, ya que están esperando la oportunidad para hacerlo porque la ciudad está muy bien posicionada para el turismo.

La crisis económica, que también está afectando al turismo, tiene una repercusión muy desigual en el sector hotelero y afecta más a los establecimientos de costa "superexplotados y obsoletos" que no se han reconvertido y dependen básicamente de los touroperadores.

Según Hallé algunos de estos hoteles, que han quedado muy "tocados" este año, cerrarán al final de la temporada y ya no abrirán el año que viene, situación que no vivirán, en general, los establecimientos urbanos, que se han modernizado en los últimos años y están más preparados para afrontar esta coyuntura.

Hallé ha pronosticado que 2010 será para el sector hotelero, posiblemente, mejor que 2009, sobre todo el segundo semestre, pero opina que hasta 2011 la situación "está complicada" y no se volverá a tener buenos resultados.