Público
Público

Expertos taiwaneses presentan un robot guía, guardia y portero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Investigadores de Taiwán han inventado un robot que puede hacer las veces de recepcionista, guía turístico, guardia de seguridad y asistente médico, la última oferta de una isla que busca hacerse un nombre en el mercado robótico global.

El robot interactivo, de 60 kilos y llamado Monica, puede filmar y reconocer a la gente lo suficientemente bien como para admitir su entrada en un edificio de oficinas o enviar un mensaje de texto de emergencia a un guardia de seguridad humano, dijo el director del proyecto, Ren Luo, el martes.

Las funciones sensoriales también le permiten interactuar por control remoto entre doctores y pacientes, especialmente cuando el paciente empeora.

Los turistas también podrían utilizar el robot, de 1 metro de alto, para que les dé indicaciones.

"Dentro de la comunidad del robot, esto es bastante impresionante porque puede sustituir tantas funciones humanas'', dijo Luo, profesor de la Universidad Nacional de Taiwán.

Taiwán, centro mundial del mercado de ordenadores personales, se está abriendo un hueco en el mercado robótico de 18.000 millones de dólares (12.270 millones de euros) enfrentándose a rivales extranjeros más fuertes, como Japón, dado que las ganancias por ventas en la industria de chips y ordenadores en la isla empiezan a bajar.

Taiwán aspira a una cuota de mercado del siete por ciento en el mercado robótico y sus exportaciones internacionales, que se espera supongan 5.320 millones de euros para 2015, de acuerdo al Centro de Desarrollo e Investigación de Maquinaria de Precisión de Taiwán.

Cuatro profesores universitarios, incentivados con 1.23 millones de euros del Gobierno taiwanés, estuvieron el pasado año construyendo un par de robots Monica, que fueron activados el lunes.

Los investigadores ya han hablado con un fabricante sobre la producción masiva de Monica para consumidores, dijo Luo. El precio actual se establece en unos 8.522 euros, dijo Luo.

Los desarrolladores de todo el mundo también están trabajando en robots para asistencia doméstica y tareas peligrosas normalmente desempeñadas por humanos, como la detección y desactivación de bombas .