Público
Público

La "explotación de la audiencia" a través del tarot

El Consejo Audiovisual de Andalucía sugiere a Industria la prohibición de este tipo de espacios por abusar de la “credulidad, falta de criterio formado o desesperación” de colectivos en riesgo como las personas mayores o a

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Madrid. 11.00 horas. En la televisión, una señora, que se hace llamar María Jesús, echa las cartas a los telespectadores. La TDT no identifica el nombre del canal. La única información proviene del rótulo inferior que ocupa la pantalla. El espacio se llama Una hora con María Jesús y junto a un inmenso número de teléfono, que arranca por 806, se informa a la audiencia de que la susodicha puede adivinar el futuro del telespectador al módico precio de 1,16 euros por minuto desde red fija y 1,51 euros si se utiliza el móvil.

En la Comunidad de Madrid se pueden captar a cualquier hora del día programas de estas características que incumplen la ley doblemente: operan sin tener autorización administrativa y difunden programas sobre tarot y videncia en horario de protección infantil. En Andalucía, el Consejo Audiovisual de Andalucía en 2011 ha detectado que el 55% de los canales que se pueden ver carece de licencia. La programación del 71% de ellos consiste esencialmente en programas de videncia.

Pero el tarot no es territorio exclusivo de los canales pirata sino que operadores con licencia en las distintas comunidades autónomas también han apostado por él para las madrugadas televisivas. “La situación actual de la televisión es muy alarmante. Hemos detectado que debido a la crisis se han multiplicado los programas de esoterismo y tarot en las parrillas con el objetivo de buscar ingresos financieros. Es muy fácil y muy rentable poner a una señora a adivinar el futuro”, denuncia a Público Emelina Fernández, presidenta del Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA).

'Debido a la crisis se han multiplicado los programas de esoterismo', denuncia el CAA

Desde la llegada de la TDT una auténtica tropa de astrólogos, echadores de cartas y videntes han inundado la televisión. También horario protegido. La realización de este tipo de programas suele limitarse a un plano fijo en un estudio parco desde donde el vidente de turno atiende consultas. “Lo más grave no es que eche las cartas sino que hemos detectado casos en los que una vidente recomendaba a las personas que llamaban que dejara sus tratamientos médicos por conjuros y hierbas que ella recomendaba”, añade Fernández.

La Ley General de la Comunicación Audiovisual, aprobada en 2010, prohíbe expresamente emitir 'contenidos relacionados con el esoterismo y las paraciencias' entre las siete de la mañana y las diez de la noche con el objetivo de proteger a los menores de edad. De hecho, en el año 2011 el grupo Godó fue multado con 90.000 euros por el Consejo Audiovisual de Cataluña por emitir esoterismo en la cadena autonómica Estil 9, mientras que el Consejo de Andalucía multó en 2012 a Metropolitan con 135.000 euros por los mismos motivos.

La preocupación del Consejo Audiovisual de Andalucía, no obstante, no se ciñe solamente a los canales ilegales ni a la protección de la infancia. En su opinión, la actual Ley General de la Comunicación Audiovisual deja desprotegidos a “otros colectivos vulnerables, como son las personas mayores que pasan mucho tiempo delante de la televisión” y a “las personas en situaciones desesperadas que se agarran a cualquier tipo de mensaje que les ofrezca soluciones o esperanza”.

El año pasado Bélgica prohibió todo programa dedicado al esoterismo

“Este tipo de programas que se dedica a las prácticas esotéricas o de videncia suponen la explotación de la audiencia, abusando de su credulidad, falta de criterio formado o desesperación”, denuncia la presidenta del CAA. Por ello, el organismo que Fernández preside ha elaborado un informe en el que pide al Gobierno de España que los espacios de tarot y esoterismo sean regulados como programas de “ofertas o comunicaciones comerciales” y no de “entretenimiento” como son catalogados hasta ahora.

Una vez realizado este primer paso, el Consejo propone dos vías para solucionar el problema: la prohibición absoluta, como hizo Bélgica el pasado año, o una regulación mucho más específica y detallada, al estilo Reino Unido, donde se defina claramente los tipos de prácticas esotéricas, permitidas como el horóscopo, y las que deben estar prohibidas como la “ouija, satanismo, lanzamiento de conjuros, quiromancia, contactar con los muertos, exorcismo o  invocación de espíritus”.

También los grandes operadores televisivos se apuntaron a los contenidos sobre el tarot, la lectura de las piedras, los amuletos o la limpieza del aura, no obstante, su presencia en parrilla es cada vez más residual. Así, FDF (el canal de series de Telecinco) mantiene 'Minutos mágicos', mientras que La Sexta también emite un programa de esoterismo. No obstante, sus consultorios no abren hasta bien entrada la madrugada.

Tras ser consultado por este periódico, fuentes de Antena 3 señalaron que el grupo está apostando por “otras vías vías de comercialización en esas franjas” y subrayaron que el CAA “no tiene entre sus funciones” penalizar o evaluar los contenidos “de las televisiones estatales”.