Público
Público

La Expo cierra sus puertas tras 93 intensos días y 5,5 millones de visitas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Exposición Internacional de Zaragoza cierra hoy sus puertas tras 93 días de intensa actividad en el meandro de Ranillas, un espacio de 25 hectáreas junto al Ebro en el que han tenido presencia 105 países y que ha recibido más de 5,5 millones de visitas, un millón menos de lo inicialmente previsto.

La muestra, celebrada con el lema "Agua y desarrollo sostenible", se clausura esta noche con un acto presidido por los Reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía; el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; el de Aragón, Marcelino Iglesias; y el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, entre otras autoridades nacionales, regionales y locales, que también la inauguraron la noche del 13 de junio.

Ese día culminaron más de tres años de trabajo en los que la ciudad ha sufrido una de las más importantes transformaciones de su historia, que comenzó el 16 de diciembre de 2004, cuando la Asamblea de Delegados de la Oficina Internacional de Exposiciones (BIE) decidió en París que sería la capital aragonesa la organizadora de la Expo, imponiéndose a Trieste (Italia) y Salónica (Grecia).

Con el consenso de todas las instituciones, se desarrolló una importante labor diplomática y se consiguió la presencia de 105 países, tres organizaciones internacionales (Unión Europea, ONU y la Secretaría General Iberoamericana) y grandes empresas.

Sin embargo, ha habido ausencias destacables, como la de Estados Unidos, Canadá, Israel, Australia, el Reino Unido o Chile, países que podrían haber sido claves a la hora de compartir estrategias y soluciones globales sobre la gestión del agua.

Aunque los datos oficiales se ofrecerán mañana lunes, la Expo ha recibido más 5,5 millones de visitas, una cifra que no ha alcanzado las previsiones iniciales, estimadas en seis millones y medio.

Desde la organización restan importancia a los números y se asegura que hay "satisfacción", e incluso el alcalde Juan Alberto Belloch ha insistido reiteradamente en que lo importante es que la gente salga de Ranillas contenta, algo que no podía ocurrir con una elevada presencia de personas en el recinto.

El primer día visitaron la Expo 40.183 personas, menos de los que se esperaba, pero su número ha ido aumentando paulatinamente hasta alcanzar el récord anoche con 133.536 visitas, y mantener cifras en torno a las 90.000 diarias en el mes de septiembre.

Los pabellones más visitados han sido los de España, la Torre del Agua y el de Aragón, además del Pabellón Puente de Zaha Hadid, con más de un millón de visitas, pero el éxito también ha acompañado a otros participantes, que han visto cómo cada día se formaban en sus puertas filas interminables, como es el caso de Kuwait, Japón, Alemania, Francia y México.

La Tribuna del Agua, el foro de debates de la muestra, ha reunido a 2.316 expertos, 17.000 personas y 422 ponentes de 148 países, entre ellos destacadas personalidades como el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el último presidente de la URSS, Mijail Gorbachov, el presidente de México, Felipe Calderón, el príncipe heredero de Holanda, Guillermo Alejandro, y el de Japón, Naruhito.

La intención de los organizadores era no únicamente concienciar sobre el uso del agua, sino también divertir y por ello se programaron más de 5.000 espectáculos de música, teatro o danza.

Miles de personas han asistido a las actuaciones de Amaral, que el 12 de junio abrió la programación musical; Bob Dylan, que cedió su canción "A Hard Rain's A-Gonna Fall" (Llegará la tormenta) como himno de la Expo; Enrique Bunbury, que ha vuelto en solitario a los escenarios, y Gloria Estefan, el último de los grandes conciertos.

Los organizadores han asegurado a EFE que ninguna de las propuestas ha tenido que ser suspendida, a excepción de uno de los pases del espectáculo "Eau", de la coreógrafa estadounidense Carolyn Carlson, con motivo del fallecimiento de un técnico de sonido en el Palacio de Congresos, y el concierto de Estrella Morente y Dulce Pontes, que tuvo que ser aplazado a causa de una fuerte tormenta.