Público
Público

El expresidente alega que no sabía dónde trabaja su hijo

Sostiene que RTVE dio un contrato a la firma de Pablo Oliart sin su conocimiento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alberto Oliart se despidió ayer de la presidencia de Radio Televisión Española sin acabar su mandato de seis años. Al inicio de la reunión del Consejo de Administración, Oliart presentó su dimisión 'irrevocable' y de carácter inmediato debido a 'motivos personales familiares y de salud', según indicaron a Público fuentes de este órgano.

No era la primera vez que Oliart amagaba con abandonar el cargo desde su nombramiento, el 24 de noviembre de 2009, pero ayer fue la definitiva. 'Él había dicho otras veces que se iba a marchar', recordaron las fuentes consultadas, que destacaron que la noticia fue acogida con sorpresa por su 'inmediatez e irreversibilidad'. De hecho, algunos consejeros le solicitaron que se quedara en el cargo hasta octubre y que se replanteara su decisión hasta que hubiera un sustituto. Sin embargo, Oliart se mostró contrario debido a su 'situación familiar'.

Desliga su renuncia del polémico contrato y aduce causas 'personales'

El ya expresidente de la Corporación llevaba desde marzo pensando en abandonar el cargo, pero aplazó su decisión por diversos motivos, como las elecciones del 22 de mayo. 'Ha dicho que no podía más', apuntaron las fuentes.

La noticia de su dimisión se produce tan sólo un día después de que se conociera que TVE había adjudicado a Telefónica Broadcast Services (TBS) la cobertura de los medios técnicos del programa La mañana de La 1. El administrador único de este empresa del grupo Telefónica es Pablo Oliart, hijo del expresidente de la Corporación. Sin embargo, Alberto Oliart desvinculó su decisión de esta adjudicación ya que, según dijo, él se enteró el martes de que su hijo estaba en esta empresa y señaló que el contrato se adjudicó sin que él estuviera al tanto.

El Consejo dice que 'asume la dirección ejecutiva' de la Corporación RTVE

Fuentes de TVE indicaron que después de que Overon, sociedad participada por la productora Mediapro (algunos de cuyos accionistas son editores de Público) y TBS se presentasen para cubrir este servicio, la cadena se decantó por esta última 'porque era la oferta más barata', y que el proceso de adjudicación dependió del comité de gestión de compras.

Esta decisión se iba a abordar ayer en el consejo durante el turno de ruegos y preguntas, pero finalmente no fue tratado. Lo que sí hicieron los consejeros fue agradecer la labor realizada por un Oliart que acabó emocionado.

El ya expresidente de la Corporación comunicó su decisión a José Bono, presidente del Congreso de los Diputados, mediante una carta. En esta, Oliart explica que ha tomado la decisión de dimitir por 'razones de estricto carácter personal y madura reflexión'. Según TVE, en esta misiva, Oliart destaca que su empeño en su mandato ha sido que RTVE fuera 'plural, independiente y de la mayor calidad posible, dentro de una exigencia continua de austeridad y ahorro'. Oliart también le comunicó su decisión al rey y al presidente del Gobierno, que trató de convencerle de que esperara.

Tras la dimisión, el Consejo difundió una nota en la que afirma que 'asume la dirección ejecutiva de la Corporación en los términos establecidos en las leyes y los estatutos sociales a la espera del nombramiento por parte de las Cortes de un nuevo presidente'. Y añade que el grupo 'seguirá funcionando con normalidad a través de su estructura directiva'.

Pero las cosas no parecen tan sencillas. Oliart tenía un doble cargo: era presidente del Consejo de Administración y presidente de la Corporación RTVE. El primero es un órgano consultivo y de control, mientras que el segundo acapara las funciones ejecutivas. El Consejo puede elegir nuevo presidente entre sus miembros, pero al presidente de la Corporación sólo lo puede nombrar el Congreso. ¿Puede el Consejo asumir funciones ejecutivas, como dice en su nota? Para salir de dudas, dicho órgano acordó pedir un informe a la Abogacía del Estado para que determine cómo se nombra al presidente interino del Consejo y cuáles son sus competencias hasta que haya nuevo presidente de la Corporación.

La dimisión de Oliart fue valorada ayer positivamente por CCOO. Su secretaria general, Lola Arocha, pidió que se investigue la adjudicación a TBS. De igual forma, desde UGT, Miguel Ángel Curieses consideró que debe haber una comisión de investigación que determine si ha habido irregularidades.