Publicado: 25.02.2014 11:07 |Actualizado: 25.02.2014 11:07

El expresidente del Banco Pastor declara 4 horas ante el juez imputado por cuatro delitos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El expresidente del consejo de administración del Banco Pastor José María Arias Mosquera ha declarado este martes ante la titular del juzgado número 3 de A Coruña durante más de cuatro horas tras ser imputado por los presuntos delitos de administración fraudulenta, societario, falsedad en documento mercantil y estafa, tras la querella presentada por un pequeño accionista.

La querella fue presentada por un pequeño accionista de Barcelona en relación a los ejercicios 2008, 2009 y 2010, cuando el demandante sostiene que las cuentas "eran falseadas mediante una trama financiera articulada con sociedades de las que el propio Banco Pastor era propietario", de forma que la entidad habría ocultado en sus balances las pérdidas de empresas inmobiliarias que eran de su propiedad.

A su salida del juzgado, Arias Mosquera, que tras la absorción del Banco Pastor fue nombrado vicepresidente del Banco Popular, ha pedido que se deje que los tribunales "hagan su trabajo" tras permanecer durante cuatro horas en el juzgado de instrucción número tres de A Coruña, donde fue llamado a declarar al estar imputado por la presunta comisión de varios delitos. El expresidente del Pastor ha dicho a preguntas de los informadores: "No voy a hacer declaración de ningún tipo. Gracias. Vamos a dejar que los tribunales hagan su trabajo. ¿De acuerdo? Gracias". Tampoco a su llegada, hacia las 09:50 horas a los juzgados, quiso realizar ninguna declaración.

El expresidente del Pastor accedió a las 10:30 horas para prestar declaración al despacho de la jueza. No se contemplaba la adopción hoy de medidas en este caso puesto que no está presente la Fiscalía, tan sólo los letrados de Arias y del pequeño accionista que interpuso una querella contra la cúpula del Pastor.

En su declaración, Arias Mosquera ha alegado que la entidad actuó de acuerdo "a las normativas y recomendaciones del Banco de España", según ha manifestado el letrado Carlos Deutu, del bufete que representa al denunciante. Respecto al interrogatorio, Deutu ha explicado también que contestó a todas las preguntas de la jueza y de la acusación, ya que la Fiscalía no estuvo presente. "No le podemos poner ninguna pega", ha admitido.

En cuanto al contenido de la declaración del presidente del Banco Pastor y vicepresidente del Banco Popular, ha reiterado que, en todo momento, se ha basado en que el Banco de España "le daba cobertura". "Que tenían recomendaciones que se van transformando con el paso del tiempo en los decretos De Guindos", ha apuntado en alusión a éstas y otras normativas para el sistema financiero español.

El letrado Ha insistido en que Arias Mosquera ha sostenido que el Banco de España "le daba cobertura" al Pastor y que "tenían recomendaciones" que, según el letrado, "se van transformando con el paso de los tiempos" mediante decreto para, finalmente, arreglar la situación "a base de irles inyectando, inyectando, inyectando", ha argumentado. Preguntado acerca de que el Banco de España ha emitido un informe en el que no ha detectado nada irregular en el Pastor, razón por la que la causa fue devuelta por la Audiencia Nacional al juzgado coruñés, Deutú ha respondido que "el Banco de España no ha detectado nada irregular en ningún banco", excepto en la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM).

Antes, otro de los abogados del despacho que representa al demandante ha dicho a los periodistas que no esperaba la expectación que ha generado este caso en el que su cliente asegura no comprender los movimientos realizados por la entidad desde hace cuatro años. "La operativa diseñada permitía dar apariencia de solvencia a un banco que estaba en quiebra legal y en esa situación se dirigía al mercado de valores y lanzaba preferentes y acciones para ser suscritas las emisiones por pequeños clientes minoristas", sostiene la representación del querellante.

Para "ocultar" esta situación, aseguran los abogados del querellante, los responsables del Pastor "orquestaron todo un artilugio fraudulento" por el que "la captación y contabilización de tesorería obtenida mediante engaño en sus oficinas a costa de inversores minoristas y en el mercado, y contabilizada como financiación propia en sus balances, era dirigida como crédito participativo o capital a las sociedades inmobiliarias fallidas". Seguidamente, alegan los letrados, parte de esa tesorería era utilizada para pagar los intereses de los créditos hipotecarios fallidos como si estos se fueran cumpliendo ordenadamente. De esta forma, sostienen, el banco reingresaba el dinero como beneficio en la cuenta de resultados, y por tanto como recurso propio en su balance, con lo que "contabilizaba dos veces el mismo dinero como financiación propia".

Tras las alegaciones realizadas hoy está previsto que el otro cargo del Pastor imputado en este caso, el que fuera consejero delegado Jorge Gost Gijón, preste declaración próximamente, toda vez que hoy no ha acudido al juzgado porque existe la posibilidad de que cambiara de domicilio y no haya podido ser notificado de la comparecencia esta mañana, explicaron fuentes judiciales.