Público
Público

Exteriores aconseja abandonar Costa de Marfil por la inseguridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación recomienda a los españoles residentes en Costa de Marfil que abandonen el país "temporalmente" por la falta de seguridad y la situación de inestabilidad política generadas tras la celebración de las elecciones presidenciales del pasado 28 de noviembre.

Exteriores ha divulgado este aviso a través de su página web (www.maec.es) tras los enfrentamientos armados registrados esta semana, en la que han muerto varias decenas de personas y que han puesto al país al borde de una nueva guerra civil.

Unos 200 españoles residen de forma permanente en Costa de Marfil, en su mayoría en Abiyán, la capital económica y principal ciudad, sin que por ahora se hayan visto afectados por los disturbios, según han informado a Efe fuentes de Exteriores.

En caso de que decidiesen permanecer en el país, el departamento que dirige Trinidad Jiménez aconseja "extremar las medidas de precaución, evitar desplazamientos innecesarios y respetar el toque de queda".

También recomienda, tanto a los residentes como a los españoles que pudieran estar de paso, la conveniencia de que comuniquen sus direcciones y números de contacto a la sección consular de la Embajada de España en Abiyán para estar al tanto de nuevas informaciones.

Para los que tengan planeado desplazarse a la zona, Exteriores desaconseja "todo viaje por el momento".

La crisis en Costa de Marfil surgió después de que la comunidad internacional reconociera al opositor Alassane Ouattara ganador de las elecciones frente al que ha sido presidente en los últimos diez años, Laurent Gbagbo, quien rechaza la derrota en las urnas.

Los enfrentamientos entre los militares que apoyan a Gbagbo y los seguidores de Ouattara han llevado a la ONU a desplegar unos 800 cascos azules para evitar el estallido de una nueva guerra civil.

Costa de Marfil, con 20 millones de habitantes y una superficie de 322.462 kilómetros cuadrados, está situado en África Occidental, junto al Golfo de Guinea.

Ya sufrió una guerra civil entre 2002 y 2007, cuando los musulmanes del norte combatieron con los cristianos del sur.