Público
Público

Exteriores cuestiona una agresión policial en la frontera con Melilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ministerio de Exteriores ha cuestionado hoy la información ofrecida por Marruecos sobre una supuesta agresión policial a un ciudadano del país vecino en el puesto fronteriza de Tarhana (Melilla), aunque ha asegurado que trabaja en el esclarecimiento de los hechos.

En un comunicado, Exteriores apunta que "según la información disponible, lo ocurrido no concuerda con el relato de los hechos" realizado por Marruecos, que trasladó ayer a España su "indignación" tras denunciar que un joven había sido golpeado por agentes españoles que le recriminaron que intentara cruzar la frontera con una bolsa de sardinas que no cumplían los requisitos higiénicos.

Para el Ministerio de Asuntos Exteriores, "singularizar episodios desde una perspectiva unilateral no se corresponde con el espíritu de cooperación reinante entre España y Marruecos y no contribuye a esa mejora constante en los procedimientos que a todos beneficia".

Recuerda en este contexto que cada año atraviesan las fronteras entre España y Marruecos más de dos millones de personas en un tráfico que, dice, mejora cada año "gracias a la adecuada preparación conjunta y a la diligencia y asistencia de las autoridades e instituciones involucradas".

Respecto al incidente, el departamento que dirige Miguel Ángel Moratinos asegura que la Delegación del Gobierno en Melilla se está ocupando del esclarecimiento de los hechos y que ofrecerá su versión en cuanto disponga de información "completa y fehaciente".

Según el comunicado del Ejecutivo marroquí difundido ayer por la agencia oficial MAP, el embajador de España en Rabat, Luis Planas, fue recibido por el ministro marroquí de Exteriores, Taib Fasi Fihri, quien le transmitió "la gran indignación del gobierno de su majestad tras el recurso, una vez más, a la violencia física contra ciudadanos marroquíes en el acceso a la ciudad ocupada de Melilla".

Según Marruecos, el joven agredido tuvo que ser ingresado en el hospital de Melilla a causa de los golpes.

Se trata de la segunda vez en dos semanas que Rabat difunde un comunicado en el que condena una agresión a sus nacionales en Melilla, después de que el pasado 16 de julio denunciase también un ataque contra cinco jóvenes en el paso fronterizo de Beni-Enzar.