Público
Público

Extirpan por primera vez un tumor de recto por el ano con una técnica pionera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un equipo de cirujanos del Hospital Clínic de Barcelona y del Hospital General de Massachusetts (EEUU) han conseguido extraer por primera vez un cáncer de recto a través del ano a una mujer de 76 años diagnosticada de un tumor maligno y que tras la operación fue dada de alta en cinco días.

Ha sido la propia paciente, Margarita Seguer, que salió del hospital el pasado 14 de noviembre, la que hoy ha explicado en rueda de prensa que pudo irse a casa sin ninguna complicación y con una recuperación postoperatoria "muy buena".

Esta nueva técnica, que utiliza los orificios naturales del cuerpo para realizar las intervenciones, evitó que los cirujanos tuvieran que practicar para extirpar el tumor las incisiones, y provocar sus correspondientes cicatrices, lo que hubiera conllevado una cirugía laparoscópica, habitual en estos casos.

"Me encuentro muy bien", ha afirmado la paciente, quien además ha podido agradecer el resultado de la operación -por medio de una videoconferencia- a la cirujana norteamericana Patricia Sylla, corresponsable de esta intervención junto a un equipo liderado por el jefe del servicio de cirugía gastrointestinal del Clínic, Antonio María de Lacy.

La mujer, que ya había recibido tratamientos previo de quimioterapia y radioterapia y que tenía un tumor situado a unos ocho centímetros del ano, ha asegurado que no tuvo dudas cuando el doctor De Lacy le propuso esta técnica pionera, que le ofrecía menos dolores en el postoperatorio y mejores resultados oncológicos, que fue supervisada con una cámara de imagen laparoscópica, introducida por el ano al igual que el resto de instrumentación.

Tras la extirpación y el alta, el seguimiento de la paciente está siendo el normal al de cualquier paciente.

Esta pionera intervención forma parte del programa NOTES, una técnica quirúrgica que aprovecha los orificios naturales del cuerpo para operar y que supone una intervención mucho menos invasiva y agresiva para el paciente.

La técnica, que se puede aplicar también para otras lesiones rectales, es la heredera natural de la cirugía laparoscópica, pero está todavía en proceso de desarrollo. Hasta ahora ha sido utilizada sobre todo para extirpaciones por la vagina y la boca (para extraer, por ejemplo la vesícula biliar o el apéndice), y no está aconsejada para pacientes obesos, que deben optar por la cirugía tradicional.

La vía transanal permite utilizar esta técnica en ambos sexos, en diferencia de la vía transvaginal, a la vez que abre la posibilidad de abrir y cerrar el colon o el recto con visión directa, por medio de la llamada técnica TEM, consistente en una endoscopia a través del recto, dilatado con un sistema de insuflación de CO2, que permite crear un espacio de trabajo para introducir los instrumentos necesarios.

La operación se había realizado previamente con éxito en animales (cerdos) y cadáveres pero, por si acaso, el equipo tenía un plan alternativo por si la intervención hubiera fallado.

El equipo de cirujanos del Clínic que ha llevado a cabo esta operación está formado por el doctor Antonio María de Lacy y la doctora Gracieta Martínez.

En el Clínic de Barcelona se han practicado desde 1998 un total de 750 intervenciones laparoscópicas, y esta nueva técnica abre una nueva vía de cirugía mucho menos agresiva para el paciente.

La doctora Sylla ha calificado de increíble el equipo médico del Clínic de Barcelona, a la vez que ha destacado la experiencia de todo el personal de este hospital.

De Lacy se ha mostrado convencido de que cuando se demuestre que esta técnica no aumenta el riesgo de infecciones se pueda utilizar en intervenciones, no sólo en las que actualmente se opera por el recto, sino también en la extirpación de la vesícula biliar.