Público
Público

La extradición de Polanski, más cerca

La decisión de Suiza es inminente y hay indicios de que será enviado a EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Justicia suiza está a punto de informar sobre su decisión respecto a la petición de extradición de Roman Polanski, a quien Estados Unidos quiere juzgar por mantener relaciones sexuales con una menor de edad hace más de 30 años, informó ayer la prensa suiza.

El diario Sonntags Zeitung apunta que la decisión sobre la demanda de extradición "ya está tomada" por la Oficina Federal de Justicia y, según esta publicación, los indicios sugieren que la petición sería aceptada.

Fuentes de la entidad pública dijeron al diario que la decisión "está madura", pero declinaron dar cualquier detalle sobre su contenido. Preguntado por el rotativo, el abogado suizo de Polanski, Lorenz Erni, indicó que no había recibido notificación alguna.

Para la prensa suiza, el hecho de que la Oficina Federal de Justicia esté tomando tiempo para comunicar su decisión hace pensar en una extradición, pues, si la decisión fuese favorable a Polanski, "las autoridades hubiesen levantado de inmediato su arresto domiciliario", argumenta.

El director de cine fue detenido en septiembre pasado en Zúrich, cuando llegaba a esa ciudad para participar en un festival de cine que le iba a rendir tributo por su carrera.

Después de pasar ocho semanas en una prisión, la Justicia helvética autorizó su arresto domiciliario y desde entonces está recluido en su chalet de la estación de esquí de Gstaad (Suiza).

Por este motivo, Polanski no pudo estar presente en la entrega del Premio al Mejor Director que se le concedió el 20 de febrero de 2010 en el Festival de Berlín por su película El escritor, un filme en el que critica a la clase política británica y estadounidense.

Una larga huida

El director huyó de Estados Unidos en 1978 mientras estaba en libertad bajo fianza de 2.500 dólares y tras haber pasado unos meses en prisión por los cargos de abuso sexual de la menor de 13 años Samantha Geimer. Polanski se declaró culpable y fue enviado a prisión en evaluación durante tres meses, aunque sólo pasó 47 días.

Tras huir de la justicia, el cineasta obtuvo la ciudadanía francesa, evitó la extradición y no volvió a pisar territorio estadounidense. En 2003, Polanski obtuvo el Oscar al mejor director por El Pianista, pero no acudió a recogerlo.