Publicado: 07.11.2013 17:28 |Actualizado: 07.11.2013 17:28

Fabra cambia de urgencia la ley para recuperar el control en el consejo de RTVV

La Generalitat podrá nombrar de forma inmediata a un director general y a los consejeros que faltan sin esperar a votación en Les Corts

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El pleno del Govern valenciano, reunido en sesión extraordinaria, ha aprobado este jueves un decreto ley que le faculta para nombrar a todos los cargos vacantes del consejo de administración de Radiotelevisión Valenciana (RTVV), incluido un nuevo director general, sin esperar a su elección por Les Corts.

Con esta decisión, el Consell puede nombrar de forma inmediata un director general, tras la dimisión de Rosa Vidal, y los miembros del consejo de administración que faltan, tras la renuncia de los del PP, sin esperar al trámite parlamentario de su nombramiento por Les Corts Valencianes. El citado decreto, publicado en número extraordinario del Diari Oficial de la Comunitat Valenciana y que entra en vigor este mismo jueves, modifica tres artículos de la Ley 3/2012 de 20 de julio sobre el Estatuto de Radiotelevisión Valenciana.

Con la modificación, el Gobierno valenciano nombrará a los miembros del consejo de administración elegidos por Les Corts salvo que debido al cese, destitución o renuncia de sus miembros, como ha sucedido tras la renuncia de la directora general Rosa Vidal y los cuatro consejeros que fueron nombrados a propuesta del PP, "no se pueda alcanzar el quórum necesario para alcanzar acuerdos".

En este caso, será el Govern valenciano el que esté facultado para nombrar de forma provisional los cargos vacantes antes de que lo hagan Les Corts Valencianes.

En el preámbulo del decreto se indica que ante la renuncia de "determinados" miembros del consejo de administración y de su directora general y la imposibilidad de "proceder de forma inmediata a la renovación de cargos", se requiere la adopción de medidas urgentes que aseguren la administración de RTVV y el "normal funcionamiento del servicio público".

Sobre la actual situación de la radio y televisión públicas se argumenta que se ha dado una situación de "ausencia de gobierno y administración" que impide los principios legales de actuación.

Esa "incertidumbre", según consta en el preámbulo del decreto, repercute en el funcionamiento de la entidad, que carece de gobierno y de un responsable que "garantice el cumplimiento de los objetivos generales, el respeto de los principios de programación, así como la buena administración y gobierno".

Entiende el Consell que esta situación impide asegurar "la debida protección de los activos de una entidad perteneciente al sector público, con el riesgo que ello conlleva". "Estas circunstancias impiden que se puedan ejercer funciones de trascendencia como autorizar pagos y gastos. La grave situación requiere una respuesta inmediata que no es posible llevar a cabo con el marco legal actualmente existente", añade el preámbulo. Por este motivo, "resulta necesaria la adopción de medidas urgentes que con la mayor celeridad aseguren la administración de la mercantil pública y el restablecimiento del normal funcionamiento del servicio público", concluye el citado preámbulo.

Antes de esta medida, el Consejo de Administración de RTVV que se ha quedado reducido a los miembros de izquierdas del mismo e integrado por los consejeros Rosa Solbes y Xelo Miralles (PSOV), Rafael Xambó (Compromís) y Manuel S. Jardí (EU) habían emitido un comunicado por el que asumían el control del ente a la espera de la que decisión que debía tomar el Consell.

Los cuatro consejeros de la oposición se han reunido con los jefes de sección de RTVV para impartir instrucciones sobre el funcionamiento del ente público, pese a no existir quórum para adoptar este tipo de decisiones al haber dimitido los consejeros del PP y la directora general, según recoge el artículo 18.2 del Estatuto de RTVV.

En el comunicado, leído por los consejeros ante los trabajadores de RTVV y los periodistas congregados, lamentaban la dimisión en bloque de los consejeros propuestos por el PP y urgían "al conjunto de los trabajadores de RTVV, como también a los cargos intermedios, a continuar desarrollando sus funciones laborales con profesionalidad y responsabilidad, como determina la misma ley de RTVV y el contrato programa suscrito por RTVV y el Consell de la Generalitat".