Público
Público

Fabra condiciona el "copago" a la financiación

Los socialistas valencianos atribuyen los problemas de la comunidad al "despilfarro, el exceso y la corrupción" del Gobierno autonómico 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El experimento valenciano contra el sistema del bienestar. Así califica la oposición el plan de ajuste que el Consell anunció el 29 de julio con el objetivo de 'ahorrar 680 millones durante 2011'. Un proyecto que el PP ha ido desgajando durante los últimos días y que incluye recortes y subidas de impuestos en prestaciones básicas como sanidad y educación.

La palabra estrella del plan es 'copago', es decir, que la ciudadanía asuma parte del coste de los servicios públicos. Y el último 'copago' que sugiere el PP valenciano afecta a la justicia. El consejero del ramo, Jorge Cabré, recomendó el lunes el abono de una tasa extra por quienes deseen que su caso llegue antes a manos de un juez. 'Vamos a plantear este debate para que los tribunales funcionen con mayor rapidez', argumentó Cabré.

El PSOE denuncia los 'ataques' del PP al Estado del bienestar

La propuesta del Consell provocó una larga cola de reacciones, incluida la del propio president, Alberto Fabra, quien ayer tildó de 'prematuro' y de 'caso extremo' plantear el copago en justicia y sanidad. 'Es cierto que hay que hacer ajustes, pero hablar de copago como la primera de las medidas me parece una barbaridad', corrigió Fabra a su consejero tras una encuentro en Castellón con el presidente de la Diputación Provincial.

Acto seguido, el jefe del Consell matizó sus palabras y aseguró que su gobierno no propondría nuevas tasas si el Estado aceptara que el País Valencià tiene cinco millones de habitantes y no cuatro, lo que supone '800 millones menos al año'. Por este motivo, acusó al Gobierno central de 'ningunear' a los valencianos y volvió a deslizar la posibilidad de renunciar a competencias autonómicas mientras no se dote a las comunidades de 'más recursos'.

EUPV tacha de 'vergüenza absoluta' la propuesta del Consell

Por su parte, el portavoz adjunto del PSPV-PSOE en Les Corts, Francisco Toledo, explicó ayer que los problemas económicos del PP no tienen nada que ver con la financiación sino con 'el despilfarro, el exceso y la corrupción, que han convertido a la valenciana en la autonomía más endeudada y con mayor desempleo'. Según Toledo, el Consell pretende suplir 'su mala gestión con más impuestos'.

Además, se refirió a la posible tasa en la justicia como 'una vergüenza' y un intento de construir 'una sociedad valenciana de dos velocidades: una rápida, para quien tenga dinero; y otra lenta, para quien sea humilde y no pueda pagar más por servicios que son básicos y deberían ser gratuitos'.

Toledo definió el plan de ajuste del Consell como el 'laboratorio económico de recortes sociales que Mariano Rajoy impondrá si gana las elecciones'. Para el portavoz socialista, 'la debilidad del gobierno de Fabra' lo ha convertido en un 'banco de pruebas de los ataques del PP al estado del bienestar'. 'Han aprobado un subida de las tasas universitarias del 7,4%, plantean que los ciudadanos paguen por acudir a urgencias y han triplicado la tasa de la basura', recitó el dirigente socialista.

El diputado de Esquerra Unida (EUPV) en Les Corts, Ignacio Blanco, se mostró crítico con la propuesta del PP de copago en la justicia, que calificó como 'vergüenza absoluta' puesto que contradice el programa de los conservadores 'de rebajar la presión fiscal' y 'crear 15 juzgados para acabar con el caos y el colapso judicial'. En declaraciones en Punto Radio, el portavoz del Gobierno y ministro de Fomento, José Blanco, calificó la idea del copago como 'una broma'.