Público
Público

Los fabricantes de móviles vislumbran su peor año desde 2001

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ola de incertidumbre económica afectará a los compradores de teléfonos móviles el próximo año, con un creciente número de analistas esperando que el mercado abandone su prosperidad y se encoja por primera vez desde la crisis de 2001.

En promedio, los analistas esperan que el crecimiento anual alcance el 3 por ciento tanto en el tercer como en el cuarto trimestre y en 2009, comparado con cifras superiores al 10 por ciento en años anteriores, aunque ocho de 22 analistas esperan una contracción del mercado el próximo año.

En una encuesta similar hecha el mes pasado, sólo un analista de 23 pronosticaba una caída de las ventas para 2009, apuntando que ésta sería una disminución ligera.

Para el cuarto trimestre, los analistas esperan que el mercado crezca un 11,6 por ciento con respecto al trimestre precedente. Este periodo suele ser un trimestre de bonanza debido a la cercanía de las compras de final de año.

El mercado de los terminales móviles, que mueve 190.000 millones de dólares (148.000 millones de euros), nació en 1980 y se convirtió en una industria con un crecimiento mayor a finales de la década de 1990, con una breve crisis en 2001 debido a la caída de los mercados.

Los fabricantes se han preparado para este escenario y han evitado hacerse con grandes inventarios, como los que dañaron a los mercados en 2001.

El mercado europeo, donde casi todo el mundo tiene un teléfono y los márgenes son más mullidos debido a las ventas de terminales avanzados, se prevé que caiga a partir de 2008 y los analistas creen que esta tendencia continuará el próximo año.

El volumen de ventas en los mercados emergentes sobrepasó a los mercados desarrollados en 2005, y este año cerca de dos tercios de las ventas se sitúan en mercados en desarrollo.

"Los mercados emergentes son la clave para 2009. Los mercados emergentes han sido afectados más por la crisis financiera que los mercados desarrollados este año", afirma el analista Neil Mawston de Strategy Analytics.