Publicado: 15.06.2014 11:38 |Actualizado: 15.06.2014 11:38

La facilidad para cambiar las condiciones de trabajo ahondan la brecha entre patronal y sindicatos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las últimas propuestas de la CEOE, que incluyen ampliar a un año el período de prueba sin indemnización por despido para los indefinidos o más facilidades para cambiar las condiciones de trabajo, han ahondado la brecha entre patronal y sindicatos, que ven peligrar un diálogo social que aún no ha arrancado. El borrador que prepara la patronal, denominado "Propuestas de CEOE para mejorar el clima de negocios y el entorno empresarial en los ámbitos sociolaboral, económico, unidad de mercado e internacionalización", pide ampliar a un año el periodo de prueba de los indefinidos (de entre dos y seis meses).

De esta manera, la patronal propone utilizar el despido libre durante el primer año en todos los indefinidos, algo que ya se aplica en el contrato de apoyo a emprendedores, bonificado fiscalmente para autónomos y pymes de menos de 50 trabajadores que realicen hagan fijos a jóvenes, mujeres, parados de larga duración y mayores de 45 años. La propuesta de la CEOE aboga también por fomentar el contrato indefinido a tiempo parcial como alternativa al temporal, ofreciendo a los trabajadores una jornada menor "cuando existan causas económicas, organizativas o de producción que puedan posibilitar el despido".

En cuánto a los despidos colectivos, la CEOE opina en su borrador que la sanción de nulidad del despido colectivo debe ser reservada "a la ausencia de período de consultas y a la violación de derechos fundamentales". Acerca de la regulación legal de la huelga, sostiene que la convocatoria debe acordarse por mayoría y en votación secreta y que debe prohibirse su información en las 24 horas anteriores a su celebración para evitar "situaciones de coacción e, incluso, de violencia". Tras conocerse el contenido de este primer texto, que la CEOE ha presentado esta semana ante su Junta Directiva, los sindicatos CCOO y UGT han coincidido en que las propuestas empresariales son "incompatibles" con el proceso de diálogo social y han advertido de que se trata de un documento "regresivo" y una "involución de los derechos laborales y sociales".

Para el secretario de Acción Sindical de CCOO, Ramón Górriz, las propuestas de la patronal en materia de contratación, flexibilidad interna, despidos colectivos, negociación colectiva, emprendimiento, absentismo, huelga o formación para el empleo constituyen un "serio obstáculo" para el impulso del diálogo social. Górriz ha rechazado el "recurrente" intento de la CEOE de abaratar aún más el despido, precarizar el empleo o poner trabas al ejercicio de huelga. El secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, ha lamentado que las propuestas de los empresarios pretendan limitar la capacidad de los jueces de interpretar las leyes y dictar sentencias ante un despido injusto o que atenta a derechos fundamentales.

Ferrer ha asegurado que el sindicato seguirá apostando por el diálogo y que la negociación tiene que llevar a la creación de empleo de calidad, algo que, a su juicio, "no se corresponde con la propuesta oficiosa de la patronal". En este marco de desencuentros, la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha recordado que la reforma laboral ya está hecha y que sólo habrá ajustes para mejorar la contratación e incentivar la creación de empleo. Báñez también ha subrayado la apuesta del Gobierno por la contratación indefinida desde el principio de la legislatura, con medidas como el contrato de apoyo a emprendedores, del que ya se han firmado más de 200.000 contratos y que, según la OCDE, ha permitido 25.000 indefinidos más al mes.

Ante las declaraciones sindicales, el secretario general de CEOE, José María Lacasa, ha expresado su malestar por la "precipitación" de las valoraciones y ha recordado que se trata de un borrador para el debate de ideas en el seno de la confederación. En todo caso, ha recordado que se trata de las aportaciones que ha solicitado el Ministerio de Economía y Competitividad a la patronal para elaborar un informe anual con propuestas de mejora del clima de negocios y de la competitividad de la economía española.