Público
Público

El facsímil de "Biblia Natalis" completa el traslado de fondos de la Universidad de Deusto al nuevo edificio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un facsímil de la "Biblia Natalis", editado para la ocasión, ha completado hoy el traslado del cerca del millón de ejemplares que componen los fondos bibliográficos de la Universidad de Deusto a la nueva biblioteca, un edificio diseñado por el arquitecto Rafael Moneo.

Con este acto simbólico, definido como "un tránsito de Gutemberg a internet" por parte del vicerrector de Comunicación de Deusto, Roberto San Salvador, se abre la nueva biblioteca a la comunidad universitaria, a la espera de que se inaugure oficialmente a finales de enero.

Según ha explicado San Salvador, el acto de depositar la "Biblia Natalis", cuya edición original data del siglo XVI, supone "la última pieza del puzzle" de la puesta en marcha de la nueva biblioteca, un edificio que también funcionará como Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación (CRAI).

El inmueble, ubicado en la nueva área urbana de Abando Ibarra junto al Museo Guggenheim, es un diseño de Rafael Moneo planteado, precisamente, para "dialogar" con la obra de Frank Gehry y por ello tiene un recubrimiento de cristal que permite visualizar la pinacoteca bilbaína.

Como todas las obras de Moneo, según ha destacado San Salvador, la nueva biblioteca resulta "muy agradable para el usuario" ya que el arquitecto navarro "sabe reconocer las necesidades de los usuarios de los edificios".

La biblioteca consta de nueve plantas, cinco de ellas en el subsuelo, que albergan el fondo histórico, y otras cuatro plantas sobre el suelo, donde hay ubicados mil puestos de lectura, material multimedia, cabinas de investigación, salas para el trabajo en grupo y áreas para servicios de reprografía e impresión.

La obra, cuya construcción comenzó en 2005, ha supuesto una inversión de cuarenta millones de euros, para lo que la Universidad ha contado con la ayuda de instituciones públicas, como los gobiernos central y vasco, la Diputación de Vizcaya y el Ayuntamiento de Bilbao, así como de entidades privadas.

San Salvador ha resaltado que este edificio responde a la necesidad de dotar de "calidad y cualidad" a los estudios y a la investigación dentro del "desafío de las nuevas titulaciones que se plantean todas las universidades en el marco del espacio europeo de educación".

"Era imprescindible un edificio de estas características -ha dicho- porque estamos en un concepto de la enseñanza y el aprendizaje mucho más activo por parte estudiante, y esto requiere un espacio más amplio y sereno, que facilite la concentración y el trabajo tanto individual como en grupo".