Público
Público

Factores de riesgo del autismo siguen siendo esquivos: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

Diversos estudios apuntaron avarios factores en torno al momento del nacimiento que podríanelevar el riesgo de un niño de sufrir autismo, pero aún hay muypoca evidencia para hablar de causas específicas, segúnconcluyó una nueva revisión.

Analizando 40 estudios previos, los investigadoresencontraron que una serie de factores alrededor del momento delnacimiento se han vinculado con el riesgo de autismo.

Entre ellos se incluye el bajo peso al nacer, ciertascomplicaciones en el parto -como problemas con el cordónumbilical-, dolor fetal y señales de "malas condiciones" en elrecién nacido, como inconvenientes para respirar o en el ritmocardíaco.

Pero los estudios a menudo llegaron a conclusionescontradictorias acerca de si alguna de esas causas por sí solaestaba relacionada al autismo. Además, los investigadoresadvierten que las complicaciones en el parto y en los reciénnacidos generalmente no ocurren aisladas, sino combinadas.

Y de hecho, en un desorden complejo como el autismo, seríamuy poco probable que un solo factor de nacimiento se destaquecomo el culpable clave, explicó Hannah Gardener, investigadorade la Escuela de Medicina de la University of Miami que lideróel estudio.

En una entrevista, enfatizó que los padres de niñosafectados por alguno de los factores identificados en esteestudio, por ejemplo, bajo peso al nacer o problemas con elcordón umbilical, no deberían alarmarse.

"No hay una única causa fuerte del autismo", aseguróGardener, que trabajaba en la Harvard School of Public Healthen el momento del estudio.

Además, se cree que el autismo involucra una complejainteracción entre los genes y factores ambientales.

Los resultados actuales, dijo Gardener, subrayan laimportancia de seguir estudiando qué factores ambientales -elclima antes, durante o después del nacimiento- podrían actuarjunto a la genética para provocar el desorden.

El equipo reportó sus conclusiones en la revistaPediatrics.

Se estima que cerca de uno de cada 110 niñosestadounidenses tiene un "trastorno del espectro autista".

El término se refiere a un grupo de desórdenes cerebralesdel desarrollo que afectan la capacidad de una persona decomunicarse e interactuar socialmente, desde casos severos deautismo "clásico" hasta formas relativamente leves como elsíndrome de Asperger.

Los investigadores estimaron que factores ambientalescomunes en los mellizos representaron alrededor del 55 porciento del riesgo, aunque no pudieron identificarlos de formaespecífica.

Junto al bajo peso al nacer, el dolor fetal y los problemascon el cordón umbilical (por ejemplo, cuando se enroscaalrededor del cuello del bebé), otros factores incluyeronpartos múltiples, heridas sufridas por el niño, hemorragiamaterna durante el parto, anemia o ictericia en el bebé.

Otro indicador fue una baja puntuación Apgar, que mide lasalud general del recién nacido, incluyendo el ritmo cardíaco,la respiración y el tono muscular.

Pero incluso cuando existen estas asociaciones, no estáclaro el porqué. Tampoco se sabe cuáles de estos factorespodrían derivar en el desarrollo del autismo.

Un gran obstáculo, señaló Gardener, es que losinvestigadores aún no conocen qué mecanismos biológicosconducen en última instancia al trastorno.

FUENTE: Pediatrics, online 11 de julio del 2011