Público
Público

La facturación en la industria sube un 9 por ciento en junio, un punto menos que mayo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La facturación en la industria aumentó por sexto mes consecutivo y subió un 9% en junio con respecto al mismo mes de 2009, un punto menos que en el mes anterior, mientras que los pedidos aumentaron el 10,7%, un punto y medio menos que en mayo, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los sectores industriales que tuvieron mayor repercusión en la subida de junio fueron los bienes intermedios, con una variación anual del 12,3%, debido principalmente en los aumentos de actividad en la metalurgia, la fabricación de productos de hierro, acero y ferroaleaciones y la industria química excepto artículos de limpieza, perfumes y cosméticos.

También repercutieron positivamente la energía, donde la cifra de negocios creció el 30,7%, especialmente por el aumento en coquerías y refino de petróleo y los bienes de equipo, con una subida del 4,7%, por la fabricación de vehículos de motor, remolques y semirremolques.

No obstante, el INE destaca, dentro de los bienes intermedios, la evolución negativa de la facturación en otros productos minerales no metálicos, con una caída del 4%, y, dentro de los de equipo, la fabricación de elementos metálicos para la construcción de contenedores de metal, generadores de vapor, armas y municiones, que registró una tasa negativa del 11,7%.

En lo que va de año, la facturación en la industria aumentó el 7,6% respecto al mismo periodo de 2009 debido especialmente a la energía, donde la tasa aumentó el 32,1%, los bienes intermedios (9,4%), los de equipo (8%), los de consumo no duradero (0,6%) y los duraderos (0,1%).

En cuanto a los pedidos, todos los sectores industriales presentaron una repercusión positiva, especialmente los bienes intermedios, con un aumento del 13,5%, los de equipo, el 11,7% y la energía del 30,7%. En lo que va de año, crecieron el 8,4% respecto al mismo periodo de 2009.

El aumento de los pedidos de bienes intermedios se debió sobre todo a la metalurgia, fabricación de productos de hierro, acero y ferroaleaciones y a la industria química excepto artículos de limpieza, perfumes y cosméticos.

En el caso de los bienes de equipo, destaca la subida en la fabricación de vehículos de motor, remolques y semirremolques, y en la energía, los pedidos subieron por el aumento en coquerías y refino de petróleo.

Entre las actividades con mayor repercusión negativa en los pedidos de junio destacan la fabricación de otros productos minerales no metálicos, la confección de prendas de vestir, con caídas del 3,6% y del 7,3%, respectivamente.