Público
Público

FACUA denuncia los juguetes peligrosos que aumentan su tamaño un 600 por ciento al mojarse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

FACUA-Consumidores en Acción denunció hoy la venta de juguetes "peligrosos", la mayoría con forma de animales, que multiplican su tamaño hasta un 600 por ciento al contacto con el agua, y ha pedido a Consumo que los decomise ante el riesgo de asfixia o lesiones gastrointestinales si un niño ingiere un pedazo.

Se trata de figuras que van sueltas o dentro de recipientes como huevos, jaulas o peceras, cuyas dimensiones aumentan hasta un 600 por ciento tras permanecer entre 24 y 72 horas inmersas en líquido, lo que "vulnera claramente la normativa europea" y es "una grave irregularidad que está poniendo en peligro la seguridad de los niños", ha dicho a Efe el portavoz de FACUA, Rubén Sánchez.

Ha alertado de que son "productos peligrosos porque los niños pueden morderlos y arrancar fácilmente pedazos, y si los ingieren, al aumentar su tamaño hasta un 600 por ciento, hay riesgo de asfixia y lesiones gastrointestinales", pues puede tardar "más de 24 horas en pasar por el tracto digestivo y, con la saliva y los jugos gástricos, aumentaría su tamaño de forma similar a la del juego".

Éste, según el portavoz de FACUA-Consumidores en Acción, consiste en meter en agua el juguete, generalmente con forma de animal, "esperar 24, 48 o 72 horas, y se multiplica el tamaño del producto hasta un 600 por ciento".

Sánchez ha subrayado que la normativa europea que regula la seguridad de los juguetes en cuanto a sus propiedades físicas y mecánicas prohíbe que, si se expanden, puedan hacerlo en más de un 50 por ciento, y en estos casos lo harían hasta 12 veces más.

Esta organización ha localizado en España catorce modelos distintos de estos juguetes: tres en establecimientos tipo bazares de Sevilla, donde se venden a 1,20 euros, y once a través de un mayorista que opera en Europa, Estados Unidos y Sudamérica.

Ha precisado que los tres primeros se presentan como "crocodile egg", "duck egg" y "dinosaur egg" (huevos con un cocodrilo, un pato y dinosaurios), y los otros once los comercializa en España la firma británica Puckator a través de su tienda on-line Cuco Regalos y de su mayorista Puckator, cuya sede en España está en Madrid y que, además de en Europa, opera en Estados Unidos y Sudamérica.

Estos últimos se denominan Grow a Leprechaun (un duende), Colored Growing Ocean (peces), Growing Skeleton (esqueleto), Alien Embryo y Growing Alien (extraterrestres), Growing Monster Family (monstruo) y otros que son huevos que contienen un pollo, una serpiente y dinosaurios etiquetados como Hatch'em.

La FACUA ha denunciado hoy la venta de estos productos ante el Instituto Nacional del Consumo del Ministerio de Sanidad, así como ante las autoridades de Consumo de la Comunidad de Madrid, donde ese mayorista tiene su sede social, y de la Junta de Andalucía, al haber localizado tres de esos productos en bazares de Sevilla.

Por el momento no conocen ningún caso de accidente con esos productos, aunque Sánchez ha dicho que suponen que "alguno habrá habido porque se venden en todo el mundo" y su variedad es "enorme".

También ha indicado que algunos de los modelos detectados por esta organización ya han sido incluidos en la red de alerta europea, tras ser localizados por 8 países de la UE, entre ellos España, durante 2007 y 2008, aunque otros no lo están y por ello han pedido a las autoridades su inclusión en dicha red.

FACUA también ha reclamado que se localicen y se decomisen "todas estas mercancías" y que se abra "expedientes y se tomen medidas sancionadoras ejemplarizantes a las empresas mayoristas que están cometiendo las irregularidades y vulnerando la normativa de protección infantil en materia de juguetes".