Público
Público

FAES niega que Aznar esté molesto porque no le invitaran a intervenir

FAES "ha contribuido en buena medida a que esa convención fuera un éxito", afirma un portavoz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario general de la fundación FAES, Jaime García-Legaz, ha asegurado hoy que José María Aznar 'no está molesto, en absoluto', por no haber sido invitado a intervenir en la convención que el PP celebró el pasado fin de semana en Barcelona.

García-Legaz, que ha comparecido en rueda de prensa para informar de la concesión al Rey del 'I Premio FAES de la libertad', ha sido así de contundente al ser preguntado por si había visto molesto al ex presidente por esa razón.

Por contra, García-Legaz ha asegurado que la fundación ha contribuido en buena medida a que esa convención fuera un éxito, aportando la mayor parte de expertos independientes de reconocido prestigio.

'Por tanto, estamos muy satisfechos por nuestra contribución a esa convención', ha subrayado García-Legaz, antes de recordar que la colaboración de la fundación con el partido 'es continúa' y que espera que siga funcionando en el futuro como hasta ahora.

Sobre la liberación del Alakrana, García-Legaz ha recordado que ya hace un año, cuando los piratas retuvieron al Playa de Bakio, la fundación advirtió de que 'cuando se pagan rescates, y no se hace nada más, lo normal es que se produzcan más secuestros'.

En concreto, se ha referido a un análisis que publicó FAES sobre lo 'mal' que se había gestionado el secuestro y en el que se comparaba la gestión que hizo el Gobierno español con la de otros países, como Francia.

'Desgraciadamente, parece que el tiempo nos ha dado la razón', ha apostillado García-Legaz, tras recalcar que el mensaje que se lanzó en aquel momento era 'profundamente peligroso', en el sentido de que que, 'cuando se secuestra un barco español, el Gobierno paga el secuestro y no hace nada más'.

'El mensaje es que secuestrar sale gratis y, no sólo sale gratis, sino que tiene premio', ha añadido, antes de subrayar que otros países como Francia, ante secuestros de buques con su bandera, reaccionaron de otra forma y no se han repetido después.