Público
Público

Fagor advierte de su "total desaparición" si Mondragón no aporta la financiación que requiere

El Consejo Rector y el Social de la cooperativa avisan de que sin el dinero para desarrollar el plan de viabilidad están abocados a un "inminente" concurso de acreedores. El Gobierno vasco se muestra pesimista sobre el futuro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La situación en Fagor Electrodomésticos es cada día más dramática a pesar de la prórroga que le otorgó el anuncio del preconcurso de acreedores. La cooperativa vasca del Grupo Mondragón (MCC) necesita urgentemente la financiación solicitada a su propio grupo y a la Administración vasca para poner una solución y evitar el concurso de acreedores que, según han informado el Consejo Rector -órgano de gobierno de la cooperativa- y el Consejo Social -órgano de representación de los socios- de Fagor, llevaría a la 'desaparición' de la empresa en su totalidad.

Ambos consejos han hecho público un comunicado conjunto en el que advierten de que la 'previsible' falta de financiación para 'plan de viabilidad' desarrollado provocará que la empresa presente un 'inminente' concurso de acreedores, lo que conllevará indirectamente la pérdida de más de 4.000 empleos en el País Vasco.

Los órganos representativos de la cooperativa se ha mostrado convencidos de que si Fagor presenta el concurso 'desaparecerán todas las actividades de la empresa y todos sus puestos de trabajo, sin solución de continuidad'.

La dirección ejecutiva de la cooperativa, que también va a hacer público un comunicado en las próximas horas, cifró ayer en 170 millones sus necesidades de financiación para reflotar la compañía, que se encuentra actualmente en situación de preconcurso de acreedores.

La dirección de Fagor estima necesarios 170 millones para reflotar la compañía

En el comunicado conjunto acordado en una reunión celebrada ayer por el Consejo Rector y el Consejo Social, ambos organismos aseguran que Fagor 'ha desarrollado un plan de viabilidad que posibilitaría la reestructuración de la empresa y el mantenimiento de las actividades rentables, así como una parte importante de sus puestos de trabajo'.

Para poder poner en marcha este plan la cooperativa 'había solicitado financiación a la Corporación Mondragón y a distintas instituciones autonómicas y estatales'.

Los socios de Fagor Electrodomésticos consideran 'previsible' que esta financiación no llegue, lo que le aboca a presentar el concurso de acreedores.

Esta situación acarreará la pérdida de los empleos, incluyendo a los de proveedores, contratas y comercios relacionados, que han cifrado en más de 4.000 sólo en el País Vasco, además del 'impacto' en los ahorros de los socios depositados en aportaciones voluntarias y préstamos de socios inactivos y colaboradores.

El pasado lunes, la plataforma de afectados Ordaindu cifró en 87 millones las cantidades depositadas en Fagor Electrodomésticos en concepto de aportaciones voluntarias (42 millones) y préstamos de capital social (42 millones).

El Consejo Rector y el Consejo Social alertan de las implicaciones en otras empresas y cooperativas del entorno 'que podrían ver cuestionada su supervivencia', lo que conllevaría una 'pérdida de la aportación a la riqueza económica y social en el territorio'.

Asímismo, el cierre de Fagor Electrodomésticos comportaría la 'pérdida del fondo de comercio de una marca notoria y de prestigio con más de 50 años de presencia y liderazgo en el mercado'.

Los cooperativistas esperan que 'sea posible el mantenimiento de todos los empleos a través de reubicaciones y de la generación de nuevas actividades' y reivindican unas 'condiciones dignas de prejubilación y jubilación anticipada para todos los socios que se encuentren en esta situación'.

'Si el propio grupo y la propia empresa no se dejan ayudar, el Gobierno Vasco no va a tomar la posición de la empresa privada' Desde el Gobierno de Euskadi ven la situación con cierto escepticismo en cuanto a la recuperación de la compañía o al interés del propio Grupo Mondragón en que ésta se recupere, es decir, que inyecte la liquidez que desde los Consejos Rector y Social han solicitado.

La consejera vasca de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantza Tapia, se ha mostrado este miércoles pesimista sobre el futuro de Fagor Electrodomésticos, al asegurar que la situación avanza hacia 'el peor de los escenarios posibles, en el que se va a producir el cierre de una empresa'.

Tapia se ha referido a la crisis de la cooperativa guipuzcoana en su intervención durante un desayuno de trabajo en San Sebastián organizado por Adegi y Kutxabank, en el que ha insistido en apelar a la implicación de la Corporación Mondragón en el rescate de Fagor Electrodomésticos.

'El Gobierno Vasco está para acompañar, ayudar, colaborar, tras el propio grupo y la propia empresa', ha dicho la consejera, quien ha advertido de que 'si el propio grupo y la propia empresa no se dejan ayudar, el Gobierno Vasco no va a tomar la posición de la empresa privada'.

Ha vuelto a señalar que resulta necesario 'un plan de viabilidad, estricto y factible', pero también 'una implicación clara y decidida del propio grupo'.

'Si el propio grupo no cree que esto pueda ser llevado a cabo, el Gobierno Vasco no acompañará a esa salida de esta empresa', ha manifestado.

Ha asegurado que el Gobierno Vasco espera una 'comunicación oficial' de MCC que aclare si está dispuesta a aportar más fondos a Fagor Electrodomésticos.

En el caso contrario, Tapia ha sostenido que el Ejecutivo autonómico articulará 'otro tipo de medidas en una situación diferente a la que parece que nos van a abocar'.

El propio lehendakari, Iñigo Urkullu, ya manifestó las dudas que le generaba al Ejecutivo vasco la posición de MCC y se preguntaba hace exactamente una semana 'si, realmente en la Corporación Mondragón, quieren afrontar esta situación como corporación, porque pasa porque ellos mismos adopten las decisiones'.

Ukullu también dejo claro que la posición de su Gobierno no gira en torno a condonacinoes de deudas, en referencia a los 50 millones que prestó en los últimos años a Mondragón en concepto de ayudas y avales,y apuntó que lo que se le exige a la corporación es 'un plan de viabilidad riguroso a Fagor'.

Preguntado si el ejecutivo vasco está dispuesto a condonar los alrededor de 50 millones de euros que prestó en los últimos años a MCC en concepto de ayudas y avales, Urkullu ha respondido tajante: 'No. Estamos exigiendo un plan de viabilidad riguroso a Fagor'.