Publicado: 31.01.2014 10:49 |Actualizado: 31.01.2014 10:49

Fainé ve necesario un "gran acuerdo para Catalunya y España dentro de la ley"

Caixabank duplica sus ganancias en 2013, hasta los 503 millones de euros. La entidad se apunta un impacto de 184 millones por el efecto de un acuerdo de Repsol sobre YPF que aún no se ha producido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de CaixaBank, Isidro Fainé, afirmó es, a propósito del debate soberanista en Catalunya, que es "necesario un gran acuerdo para Catalunya y para España"- También subrayó su confianza en la "capacidad de diálogo" de los líderes políticos de sellar un pacto "dentro de la ley".

En la rueda de prensa de presentación de los resultados de la entidad en 2013, Fainé se ha referido así al ser preguntado por la consulta soberanista anunciada para el 9 de noviembre, sobre las tensiones que está generando y por su incidencia para La Caixa.

"Recientemente ya dije que es necesario un gran acuerdo para Catalunya y para España. Estoy convencido de ello. Confío plenamente en la capacidad de diálogo de los líderes políticos y de buscar lo mejor para el conjunto de los ciudadanos dentro del marco de la ley, y como estas cosas se pueden dar, no contemplo ninguna otra cosa", sentenció Fainé.

En un plano más económico,  Fainé informó que el grupo CaixaBank, se apoyó en 2013 en unas menores provisiones y en la incorporación en su negocio de Banca Cívica y Banco de Valencia (que le costó un euro) para más que duplicar su beneficio neto. El beneficio neto se situó en 503 millones de euros, un 118,9% más que hace un año, pero por debajo de los 543 millones de euros previstos por analistas.

"Los ingresos totales y el beneficio operativo están por debajo del consenso, ya que los resultados incluyen un impacto negativo por Repsol [184 millones de euros por la potencial compensación de la nacionalización de YPF]",  explicó una empresa de análisis en una nota a clientes.

Y es que la petrolera española, donde Caixabank posee más de un 12%, está negociando un acuerdo con el Gobierno argentino para una indemnización por la expropiación de YPF, que fuentes conocedoras negociaciones cifraron en el entorno de los 5.000 millones de dólares. El acuerdo aún no está cerrado, pero no se ha impedido a los responsables de la entidad apuntarse un impacto provisional de 184 millones de euros relacionado con el efecto estimado sobre sus cuentas de un "potencial" acuerdo entre Repsol y Argentina sobre YPF.

El registro de este impacto se ha realizado durante el cuarto trimestre del año y, según aclara en un pie de página Caixabank, "no prejuzga el resultado final de las negociaciones sobre la potencial compensación ni su registro contable por Repsol". De hecho, reconoce que su estimación puede diferir del valor final del potencial acuerdo y, en caso de que la desviación sea "sustancial", adelanta que realizará una modificación de sus cuentas anuales de 2013, cuya formulación está prevista para el 27 de febrero.

También en la presentación de resultados de este viernes Caixabank ha cifrado en 2.867 millones de euros el valor de su participación en Repsol, lo que supone su principal inversión en participadas junto al 5,4% en Telefónica, valorado en 2.895 millones.

Tras haber reducido un 24% sus oficinas y el 17% el número de trabajadores, Caixabank obtuvo unas sinergias de costes de 436 millones de euros en 2013 por la integración de las compras, una cifra que espera incrementar hasta los 654 millones este año y en 682 millones el próximo.

La entidad ha reducido un 24% sus oficinas y un 17% la plantilla

"Hemos implementado sistemas rigurosos y efectivos para la reducción de costes recurrentes y estamos adelantando el plan inicial de sinergias", dijo el presidente de la sociedad, Isidro Fainé, en rueda de prensa.

La entidad catalana señaló el viernes que el esfuerzo total en dotaciones y saneamientos se mantuvo muy elevado, con unas provisiones de 7.501 millones de euros —incluidos los 2.507 millones de euros contra ajustes a valor razonable de Banco de Valencia y de Banca Cívica— frente a los 7.880 millones de 2012.

Caixa cerró 2013 con un alza del 2,1% en su margen de intereses hasta los 3.955 millones de euros, ligeramente por encima de lo esperado, y el grupo se ha fijado entre sus principales objetivos para el próximo año la mejora de este ratio, con una reducción gradual de dudosos y estabilizando los activos dañados.

En el cuarto trimestre, el margen de intereses se situó en 1.019 millones de frente a unas estimaciones de 995 millones.

A cierre de 2013 la morosidad subió al 11,66%, desde el 11,4% a finales del tercer trimestre, con un ratio de cobertura del 61 por ciento.

Caixabank finalizó 2013 con un core capital totalmente anticipado o fully loaded del 11,7% en términos de Basilea III en un momento en el que los mercados están demandando cada vez unos mayores niveles de solvencia.

El margen de explotación recurrente descendió un 16,6% a 2.685 millones de euros, por encima de los 2.210 millones de euros previstos por los analistas, tras haber reducido en más de 20.000 millones de euros (de 34.084 millones a 13.000 millones de euros) su apelación al Banco Central Europeo.

Fainé: "En 2014 probablemente se mantendrá una tendencia de estabilidad"

En cuanto a las previsiones para este año 2014, Fainé pronosticó que durante este año "probablemente se mantendrá una tendencia de estabilidad" y que el Euríbor se situará por debajo del 0,6% a finales del año.

Ha afirmado que con la unión bancaria se sientan las bases para reducir el riesgo soberano y bancario y ha asegurado que España "afronta el año cero de la unión bancaria en clave de recuperación".

"No tengo ninguna duda de que el sistema español está listo para afrontar este duro reto", manifestó, haciendo referencia al triple examen que hará el Banco Central Europeo (BCE) para poner en marcha la unión bancaria: valoración de riesgos, revisión de la calidad de los activos y ejercicios de stress.