Público
Público

Fallece la abogada Lola González, superviviente de la matanza fascista de Atocha

Habría muerto el pasado martes a consecuencia de un cáncer terminal. Su cuerpo fue encontrado ayer junto al de su marido, que supuestamente se habría suicidado

Publicidad
Media: 3.84
Votos: 43
Comentarios:

El diputado de IU Gaspar Llamazares estrecha la mano a María Dolores González Ruiz, en presencia de Angel Rodríguez Leal y Miguel Sarabia, tres supervivientes de la matanza de Atocha. (EFE)

La abogada laboralista Lola González Ruiz, de 68 años, ha fallecido a consecuencia del cáncer que padecía y que se encontraba en fase terminal, según han informado a Público fuentes del entorno familiar. Lola González fue una de las cuatro víctimas que lograron sobrevivir al atentado fascista contra el despacho de abogados laboralistas de Comisiones Obreras de la calle Atocha de Madrid el 24 de enero de 1977, un suceso que conmocionó a la sociedad española en aquellos días.

El cuerpo de la letrada fue encontrado ayer viernes en su domicilio particular. La policía científica, según las citadas fuentes, ha determinado que el fallecimiento se produjo el pasado martes. Junto a ella se encontraba el cadáver de su marido, quien según los investigadores se habría suicidado dos días después tras consumir unos fármacos que se han encontrado en la estancia.

La trayectoria profesional y personal de Lola González Ruiz estuvo marcada desde joven por su militancia activa en organizaciones de la izquierda, especialmente el PCE, que combatieron contra la dictadura franquista. Su vida también estuvo rodeada por sucesos trágicos que, a la postre, marcaron su carácter, según reconoció en las escasas entrevistas que concedió.

En 1969 sufrió la pérdida de su novio, el estudiante Enrique Ruano, quien fue detenido el 17 de enero de 1969, por arrojar en la calle propaganda de su partido, y trasladado a Comisaría. Tres días más tarde, fue llevado a un edificio de la actual calle Príncipe de Vergara de Madrid, para efectuar un registro de la vivienda, y allí cayó por una ventana del séptimo piso. El asesinato fue presentado oficialmente como un suicidio.

El asesinato de Ruano fue presentado como un suicidio por el régimen franquista

En la matanza que realizó un grupo de pistoleros de extrema derecha, vinculados al sindicato vertical del régimen franquista, en el despacho de abogados laboralistas de Comisiones Obreras situado en la madrileña calle de Atocha resultó herida gravemente, pero logró sobrevivir. Sin embargo, en el criminal acto fue asesinado su marido, el también abogado laboralista Javier Sauquillo, y otros cuatro compañeros del bufete.

Mujer de carácter reflexivo y muy meticuloso, en 1987 declaró en una entrevista que “a mí me han ido desbaratando los proyectos personales sistemáticamente”. “He sobrevivido gracias a mis amigos”, apostillaba también para describir cómo pudo superar las difíciles circunstancias personales que tuvo que vivir.

Fue militante del PCE – formación que abandonó y a la que regresó con posterioridad - y más tarde de Izquierda Unida, coalición por la que fue candidata al Parlamento Europeo en las primeras elecciones que se celebraron en España tras el ingreso en la Unión Europea un año antes.

Uno de los últimos actos en los que participó fue en el año 2011 con motivo de la colocación de una placa conmemorativa en el portal del número 55 de la calle Atocha de Madrid donde se encontraba el despacho de abogados laboralistas vinculados al PCE y al sindicato Comisiones Obreras.