Público
Público

Fallece la cantaora Bernarda de Utrera a los 82 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cantaora Bernarda Jiménez Peña, conocida artísticamente como "Bernarda de Utrera", ha fallecido hoy a los 82 años en su casa de Utrera, tras padecer una larga enfermedad que durante los últimos años la tuvo prácticamente recluida en su vivienda.

Según han informado a EFE fuentes municipales, la cantaora, que formó una pareja artística inseparable con su hermana Fernanda -fallecida en 2006-, había sufrido en los últimos días un empeoramiento en su salud.

El Ayuntamiento de Utrera ha expresado su dolor por la pérdida de una de las artistas flamencas más importantes que ha dado esta localidad sevillana y se ha puesto a disposición de sus familiares para lo que necesiten en estos duros momentos.

Un portavoz municipal ha indicado a Efe que la Corporación utrerana se ha puesto en contacto con la familia para ofrecerle la Casa consistorial para que puedan instalar en ella la capilla ardiente de la cantaora, al igual que sucedió con su hermana Fernanda, quien falleció, a los 83 años, el 24 de agosto de 2006.

El Ayuntamiento también tiene previsto decretar tres días de luto oficial por Bernarda de Utrera, al igual que sucedió con su hermana.

El 7 de mayo de 2005, el Ayuntamiento de Utrera inauguró el monumento a Fernanda y Bernarda en la plaza Ximénez de Sandoval, aledaña a la calle que lleva el nombre de ambas.

Este monumento representa a las dos hermanas, consideradas como dos de las representantes más genuinas del cante gitano, cantando vestidas de flamenca.

Entre los reconocimientos recibidos por Bernarda de Utrera a lo largo de su vida, en su inmensa mayoría junto con su hermana Fernanda, destacan los de Hija Predilecta de Utrera, Hija Predilecta de la Provincia (2000), la Medalla de Andalucía (1994, en su antigua categoría de plata), la Medalla del Mérito al Trabajo y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (2005).

Bernarda Jiménez Peña nació en 1927 en Utrera, era nieta de "El Pinini" y, tras una etapa cantando sólo en reuniones y fiestas íntimas, comenzó junto a su hermana Fernanda a actuar en festivales sevillanos en 1955.

Dos años después se incorporaron al tablao 'Zambra' de Madrid y seguidamente a 'El Corral de la Morería', tras lo cual recibieron el premio del concurso nacional de arte flamenco de Córdoba en 1957.

Después de pasar por el tablao madrileño de 'Las Brujas' y por la Feria Mundial de Nueva York, las hermanas recorrieron Europa y África con el espectáculo de Manuela Vargas.

Bernarda sobresalía en su cante por los palos festeros, en especial por bulerías, y como en otras muchas distinciones ambas hermanas también compartieron el premio nacional de cante otorgado por la Cátedra de Flamencología y Estudios Folclóricos de Jerez de la Frontera (Cádiz), y en 1998 fueron nombradas madrinas perpetuas del festival Gazpacho Andaluz de Morón de la Frontera (Sevilla).

En 2002 actuó en la XII Bienal de Flamenco de Sevilla en el espectáculo "Poderío" celebrado en el Real Alcázar, junto con La Paquera de Jerez y otras artistas, y dedicó su actuación a su hermana Fernanda, que ya estaba "muy mala".