Público
Público

Fallece sin ser juzgada 'Sor María', imputada por el robo de bebés

María Gómez Valbuena muere a los 87 años. Alegó "motivos de salud" para no comparecer ante el juez el pasado 18 de enero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Murió sin ser juzgada. La religiosa María Gómez Valbuena, conocida como sor María, imputada en dos casos de supuestos niños robados, ha fallecido a los 87 años en Madrid, según han confirmado fuentes del convento de las Hijas de la Caridad de San Vicente Paúl.

Sor María, que estaba 'muy enferma', alegó 'motivos de salud' para no comparecer ante el juez el pasado 18 de enero como imputada tras la denuncia presentada por Purificación Betegón por la desaparición de dos mellizas que alumbró en la Clínica de Santa Cristina en 1981.

La religiosa declaró como imputada el pasado 12 de abril después de que María Luisa Torres le acusara de haberle arrebatado a su hija en 1982. Torres presentó la denuncia ante la Fiscalía, que apreció indicios de delito en la actuación de la religiosa, y trasladó la denuncia a los Juzgados, donde fue admitida a trámite, en marzo de 2012, por el titular del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid, Adolfo Carretero. María Luisa Torres, que se reencontró con su hija Pilar en 2011 después de confirmarse su relación biológica por unas pruebas de ADN, ratificó ante el juez el 3 de abril de 2012 que 'Sor María' le quitó a la niña 'por adúltera', ya que el padre no era su marido.

Unos días después, el 12 de abril, la religiosa se acogió a su derecho a no declarar, aunque en una carta abierta a los medios de comunicación rechazó las acusaciones y dijo que le 'repugnaba' separar a un recién nacido de su madre.

En los meses de septiembre y octubre de 2012, el juez Carretero citó a declarar a 24 testigos, en su mayoría médicos, además de requerir pruebas documentales, como las partidas de nacimiento y la escritura de adopción de la supuesta 'niña robada' y la historia clínica de la madre biológica. Varios médicos confirmaron en sus declaraciones que la religiosa era la única responsable de las adopciones y que tenía un poder omnímodo para entrar y salir en la zona de los nidos y las incubadoras.

Sor María estaba imputada en este procedimiento por los delitos de detención ilegal y falsedad en documento público. Además, podría estar implicada en, al menos, otros tres casos que se están investigando en Madrid.

Varios médicos confirmaron en sus declaraciones que la religiosa era la única responsable de las adopcionesOtros de los casos es el de Purificación Betegón, que dio a luz a dos niñas mellizas el 23 de febrero de 1981 en la maternidad de Santa Cristina y el de una otra mujer que, en 1966, dio a luz a un varón en la Casa de la Maternidad y que ha identificado a Sor María en su declaración ante el juez.

Precisamente por la denuncia de Betegón, que investiga el Juzgado de Instrucción número 50 de Madrid, la monja fue de nuevo imputada por la supuesta desaparición de las mellizas. El 23 de febrero de 1981 Betegón dio a luz dos mellizas en la Clínica Santa Cristina, escuchó que decían 'avisar a Sor María' y, cuando ella dejó claro que no quería dar en adopción a sus hijas, las niñas 'casualmente' se murieron.

La religiosa, que estaba citada a declarar el 18 de enero de 2013, alegó 'motivos de salud' para no comparecer en el Juzgado. El letrado de la religiosa presentó un escrito y aportó un informe médico, alegando 'una insuficiencia cardiaca' para no comparecer en el Juzgado que investiga el caso.

Mediante una carta enviada a los medios en abril de 2012, la monja defendió su inocencia y calificó los hechos imputados como “completamente falsos”. Además, añadió que le “repugna” la separación bajo amenazas de un recién nacido de su madre: 'Me repugna en lo más hondo de mi ser, considero inadmisible e injustificable en ninguna circunstancia y jamás he tenido conocimiento de la separación de un recién nacido de su madre biológica, realizada bajo coacciones y amenazas', señala la religiosa en la carta. Un versión que choca frontalmente con la de las familias, que no titubean al apuntar que fue Sor María la que les arrebató a su bebé.