Público
Público

Fallecen los dos hombres que se quemaron a lo bonzo en Málaga

Horas después de que muriera un hombre en Málaga que se había prendido fuego, ha fallecido el otro en la Unidad de Grandes Quemados del hospital Virgen del Rocío de la capital hispalense

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El hombre de 63 años que se prendió fuego en el interior de su vehículo en Vélez-Málaga  ha fallecido este viernes con quemaduras de tercer grado en el 75% de su cuerpo.

Se trata del segundo caso de características parecidas en Málaga que acaba con la muerte de los protagonistas en las últimas 24 horas, después de que esta mañana falleciera también otro hombre que se había prendido fuego en Málaga.

Alrededor de las 13:30 horas de ayer, se recibió una llamada en la sala del 091 en la que un ciudadano informaba de que había un coche ardiendo bajo un puente de la autovía en la urbanización Baviera Golf, y que el ocupante también se había prendido fuego.

Una vez que los agentes de la policía se presenciaron en el lugar, se encontraron al hombre semiinconsciente y, a unos metros de él, estaba aparcado en un carril sin salida el coche del herido que aún ardía. Con la ayuda de extintores, los agentes apagaron el incendio del vehículo, al tiempo que avisaron a los servicios sanitarios, quienes trasladaron al hombre en helicóptero hasta el hospital Carlos Haya de la capital malagueña.

En una inspección ocular, los policías localizaron un recipiente con un líquido inflamable. Aunque las primeras pesquisas indican que el incendio fue provocado intencionadamente, la Policía Judicial sigue las investigaciones para esclarecer las circunstancias de los hechos.

Es es el segundo caso que se da en Málaga en menos de 24 horas. Ayer por la tarde, un hombre de 57 años se quemaba a lo bonzo y resultaba gravemente herido también a las puertas del hospital Carlos Haya. 

El varón, con quemaduras de tercer grado en el 80% de su cuerpo, ha sido trasladado al hospital Virgen del Rocío de Sevilla. En este caso la Policía Científica no encontró ningún acelerante ni iniciadores del fuego.