Público
Público

Un fallo eléctrico, posible causa del incendio que causó la muerte de dos niños en Ibiza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las primeras investigaciones apuntan a que un fallo eléctrico en un enchufe en el que se encontraba conectado un calefactor pudo haber sido la causa del incendio que ayer terminó con la vida de dos niños ecuatorianos de 2 y 4 años en su domicilio del casco histórico de Ibiza.

El suceso ocurrió ayer por la tarde cuando los dos pequeños se encontraban solos en el domicilio situado en la calle d'Enmig en el barrio pesquero de la Marina en Vila.

Según ha explicado hoy a Efe, el jefe de bomberos del Consell Insular de Ibiza, Miquel Sevilla, "en la habitación origen de fuego, había indicios como material eléctrico fundido" que confirmarían esta hipótesis.

El aplique en el que se encontraba enchufado el calefactor se fundió goteando sobre la cama, ha precisado Sevilla, quien ha comentado que el fuego se propagó muy rápidamente a una cortina cercana y de ahí paso a una cama y al sofá.

La gran cantidad de material textil provocó una intensa humareda que inundó toda la vivienda. Los niños se refugiaron bajo una cama en la habitación anexa pero "ni siquiera un adulto", según el jefe de bomberos, hubiese podido sobrevivir a la cantidad de monóxido de carbono que se acumuló en la vivienda.

El equipo médico del servicio de emergencias del 061 intentó durante más de una hora salvar la vida de uno de los pequeños, después de que una vecina alertara a los bomberos tras observar que el humo se filtraba bajo el quicio de la puerta de entrada.

Una dotación de la Policía Local de Vila fue la primera en personarse en el lugar del incendio si bien no pudo acceder al interior de la vivienda a causa del intenso humo.

Un equipo de tres bomberos acudió al lugar de los hechos y mientras uno de ellos sofocaba el fuego, los otros dos "bucearon" en busca de supervivientes, encontrando a los niños "casi de inmediato".

El cuerpo de bomberos del Consell Insular de Ibiza ha guardado hoy un minuto de silencio durante el acto de presentación de un calendario en el que el 80 por ciento de la plantilla posa con el fin de recaudar fondos para tres asociaciones de carácter benéfico.