Público
Público

La falsa prohibición de fotografiar a policías: el caso de Natalia y la Ley Mordaza

Una periodista fue multada por tratar de documentar una identificación policial selectiva por "perfil étnico".  La Plataforma en Defensa de la Libertad de Información denuncia el uso de la ley de seguridad ciudadana para amordazar reporteros.

Publicidad
Media: 4.80
Votos: 10
Comentarios:

En agosto de 2016, Natalia, periodista que trabaja como voluntaria en la organización porCausa.org, presenció una “identificación selectiva” por parte de la policía.

La Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) denuncia el caso de Natalia, una periodista multada por dos supuestas infracciones de la ley de protección de seguridad ciudadana tras intentar documentar identificaciones selectivas por perfil étnico por parte de la policía. No es un caso aislado, sino que "responde a un patrón de cómo se está aplicando esta ley", según afirma la PDLI.

Según cuenta Natalia, los agentes estaban requiriendo la documentación a personas con rasgos étnicos determinados. La periodista quiso documentar estos hechos haciendo uso de su móvil para captar una imagen cuando uno de los policías se le acercó alegando que "no podía hacerles fotografías según la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana”.

PDLI denuncia que dicha prohibición es falsa y que en todo caso, lo sancionable sería el uso no autorizado de las imágenes, pero en ningún caso obtenerlas. La posibilidad de fotografiar a policías  se recoge en el artículo 8 de la Ley sobre el derecho al honor que establece que este derecho no impedirá la “captación, reproducción o publicación por cualquier medio, cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público”.

Asimismo, la posible sanción por el “uso no autorizado de las imágenes” donde aparezcan policías, sería de aplicación, en todo caso, con muchas cautelas y para los jueces y la Defensora del Pueblo prima la libertad de información. Este sería el caso de Natalia, que desde el primer momento se identificó como periodista.