Público
Público

"La fama es una nueva ideología, casi una nueva religión", dice Boris Izaguirre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor y showman venezolano Boris Izaguirre considera que la fama y el morbo, hilo conductor de los llamados programas "telebasura", se ha convertido en "una ideología, casi una nueva religión" y que el público seguirá consumiendo este tipo de televisión.

En una entrevista con Efe en Buenos Aires, el finalista del último Premio Planeta por su novela "Villa Diamante", un melodrama sobre la vida de dos hermanas en la Venezuela de los años cincuenta, adelantó que, tras recibir el galardón, se plantea dedicarse a escribir, ahora que se siente más seguro en "este otro mundo".

Aunque reconoció que el premio le otorgó una "denominación de origen", aseguró que nunca se sintió fuera del círculo de intelectuales a pesar de trabajar en televisión, un medio "muy denostado".

De hecho, opinó que son los intelectuales que ignoran este medio los que tienen que cambiar, porque "una persona que vive de su reflexión y trabaja observando su sociedad no puede no estar en la televisión, sería un intelectual fuera de su tiempo".

Izaguirre se mostró orgulloso de haberse dado a conocer con su participación en España en el programa televisivo "Crónicas Marcianas", un espacio que para algunos es un buen ejemplo de "telebasura", un término, a su juicio, ofensivo para los espectadores.

El morbo que despierta la fama es "absolutamente indefinible", explicó, y sólo desaparecerá cuando alguien logre explicar de manera convincente por qué estos programas interesan tanto y baten récords de audiencia.

No obstante, estimó que las cadenas deberían ofertar mayor variedad y "no estar esclavizados por la audiencia".

La falta de audiencia ha sido precisamente la causa de la cancelación del programa donde ha trabajado en los últimos dos años, "Channel Nº4", que ha supuesto una "transición suave" hacia un personaje menos histriónico que el de los improvisados striptease que le popularizaron en "Crónicas".

Pese a sus críticas hacia la esclavitud de la audiencia, Izaguirre no renegó de los orígenes de su popularidad y reconoció que si la televisión quiere contar con él de nuevo, estará ahí.

Boris Izaguirre (Caracas, 1965) se refirió también a su apoyo a la plataforma de artistas que respaldan la candidatura del presidente del Gobierno español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, para las próximas elecciones generales en España.